Imagen: Lacobrigo en Wikimedia Commons

Portugal ha puesto en marcha una original y espectacular iniciativa de promoción turística. Consiste en un viaje marinero por diferentes localidades de la costa andaluza que tiene por objetivo difundir los atractivos más destacados del sur del país vecino a los potenciales viajeros españoles.

La gracia del asunto está en que, para ello, no utiliza un barco cualquiera sino una réplica más o menos exacta de la histórica carabela Boa Esperança, una de las protagonistas de aquella gloriosa época de los Descubrimientos que protagonizaron los marinos lusos en el siglo XV, cuando recorrieron la costa atlántica de África estableciendo factorías y doblaron el cabo de Buena Esperanza para llegar hasta la India.

Cuenta la tradición que fue Enrique el Navegante quien ideó el modelo de nave idóneo para aquellos periplos: la carabela, un barco inspirado en los dhows árabes pero más refinado, largo y estrecho, dotado de tres mástiles repartidos por una única cubierta y un alcázar a popa más elevado. Era un tipo de navío muy versátil que permitía aparejar tanto velas latinas (triangulares) como redondas (cuadradas), resultando muy rápida y maniobrable; muy marinera, como se dice en el argot.

La Boa Esperança actual, botada en 1990, se construyó en madera, como la original, siguiendo las técnicas tradicionales. Eso sí, le añadieron algunos elementos de tecnología moderna para garantizar la seguridad y comodidad de sus tripulantes. Mide casi veinticuatro metros de eslora por seis y medio de manga, ostentando en su velamen la clásica y característica cruz que llevaban los navíos portugueses, así como el pabellón con las armas de don Enrique.

Normalmente, la carabela tiene su base en Sagres y se usa para formación en el arte de navegar a vela, así como en la participación en pruebas y otros eventos náuticos; también en la investigación histórica y para visitas escolares. Otra vertiente de su explotación comercial es la turística, permitiendo la visita a bordo de curiosos.

Y precisamente esto se ha extendido ahora a Andalucía por iniciativa de Turismo del Algarve, que ha organizado un viaje de tres meses a lo largo de los cuales irá fondeando en diversas ciudades como Sevilla, Cádiz, Málaga y Almería. En total, ciento setenta millas náuticas que terminarán con su regreso en septiembre.

De momento ya ha visitado con éxito el Muelle de las delicias sevillano y el pasado lunes echó el ancla en la bahía gaditana, donde permanecerá un mes ofreciendo a los curiosos información y espectáculos de show cooking. En realidad no es la primera vez que viene a España, pues hace años estuvo en Vigo; también la pudieron ver en el norte de Europa e incluso Brasil.

  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.