Túnez ya no es Tatooine

Tunez ya no es Tatooine 2

Si revisan cualquier catálogo de alguna agencia de viajes que ofrezca Túnez como destino, verán que casi seguro incluye una visita a la zona de Tozeur, con una excursión en todoterreno hasta Oung Jemel. Ese nombre puede que no les diga nada pero ¿y les digo que es Taooine, el planeta desértico donde nacían y crecían Anakin Skywalker y su hijo Luke?

En efecto, ése fue uno de los lugares elegido por George Lucas para rodar los exteriores de la primera mitad de La guerra de las galaxias, allí donde escapan los dos robots para caer en poder de los jawas, donde pululaban los moradores de las arenas, donde el protagonista se encontraba con Obi Wan Kenobi y donde se situaba la ciudad de Mos Eisley, en cuya taberna había una cita con Han Solo al ritmo que marcaban los músicos más inauditos y de cuyo puerto despegaba el Halcón Milenario huyendo de las tropas imperiales.

Con la nueva trilogía que se rodó posteriormente, el equipo de Star Wars regresó a ese rincón de Túnez para convertirlo de Mos Espa, la aldea natal del pequeño Anakin, futuro Darth Vader y excepcional piloto en una carrera de vainas que recordaba mucho la de Ben-Hur y que en realidad se disputó en Mides, otro rincón de la región. Curiosamente, en el lugar denominado Tatauine, que fue el que inspiró el nombre al planeta, no se rodó nada.

Bueno, el caso es que, como decía antes, Oung Jemel está en pleno desierto y son precisamente sus ardientes arenas, en forma de dunas empujadas por fuertes vientos a un ritmo de avance de quince metros anuales, las que ahora amenazan la integridad de ese sitio tan valioso para garantizar la afluencia de turistas. Vean, vean la espeluznante foto de arriba.

La difícil situación política y económica que hay en el país desde la revolución de primavera de años atrás ha impedido que se lleve a cabo el mantenimiento adecuado, empeorando la ya de por sí grave interrupción de llegada de visitantes. Y como la Naturaleza es implacable, los decorados de la saga galáctica han empezado a deteriorarse seriamente, por lo que las autoridades turísticas tunecinas lanzaron una campaña de recaudación de fondos.

Bajo el nombre Salvar Mos Espa, se busca el objetivo de conseguir un mínimo de ciento noventa mil dólares que permitan sufragar los gastos correspondientes y mantener la integridad de la granja de humedad y los decorados que simulaban edificios. Como ya han reunido cien mil, el pasado 23 de marzo empezaron la tarea de quitar arena. En menos de dos semanas habían retirado ocho mil metros cúbicos, descubriendo que una parte de lo tapado estaba dañada de forma irreversible. Entretanto, se siguen recopilando fondos a través de la plataforma Indiegogo, ya que la posibilidad de que el lugar vuelva a ser escenario en la próxima saga anunciada, cuyo rodaje ya ha comenzado en Londres, parece haberse esfumado.

Las localizaciones exteriores de Tatooine en el séptimo episodio, dirigido por J.J. Abrahams, no serán en Túnez sino en Abu Dhabi, dada la citada inestable situación del país norteafricano. Será a partir de mediados de mayo. Falta saber si Oung Jemel se salvará o acabará desapareciendo, como si la Estrella de la Muerte lo hubiera considerado objetivo militar.