Motocicletas ecológicas para el futuro

20140417-111917.jpg

En los últimos años hemos visto la proliferación de vehículos eléctricos de la mano de marcas como Mitsubishi, Renault o la icónica Tesla. Pero no es el único sector de la automoción que apuesta por la movilidad sostenible. Quizá más sorprendente es la existencia de motos ecológicas que apuestan por la etiqueta cero emisiones pura.

Ojo, que aunque veamos en muchos modelos esta etiqueta, en realidad algunas no lo son, puesto que en su fabricación y batería sí que se incluyen emisiones. Pero hay un modelo que si puede englobarse como auténtica zero emisiones.

Se trata de la BMW HP Kunst, una motocicleta de aspecto mezcla futurista-tradicional, impulsada por hidrógeno y con una batería de litio-polímero y 136 caballos de potencia. Ha sido diseñada por estudiantes del ISD de Valenciennes en colaboración con BMW para ser totalmente compatible con emisiones cero. Si os gustan las motos seguramente os habréis dado cuenta que se parece mucho al modelo de BMW S1000 RR.

Aunque el hidrógeno es un gas explosivo, la seguridad está garantiza gracias a un tanque criogénico especial que almacena hasta 20 litros de este gas.
Todos los controles y los frenos son completamente automáticos, y la suspensión es electromagnética, lo que favorece la suavidad de conducción. En cuanto a los componentes, son principalmente aluminio, carbono y acero. Una uténtica joya para el futuro.

Quizá es el modelo-prototipo que más se acerca al nivel de la comercialización a gran escala, porque existen muchos otros fabricados por particulares que abordan el problema desde otros puntos de vista. Desde motos solares hasta otras impulsadas por aire comprimido. El principal problema en todas es la seguridad.

Y hablando de seguridad, habría que ver lo que podrían costar los seguros de motos para modelos como este. En la Mutua, hay algunas opciones interesantes, que quizá encajarían bien. Aunque también hay otros temas, como por ejemplo, cómo recargar el depósito de hidrógeno. No creo que lo vendan en las gasolineras. No obstante, si con el tiempo consiguen extenderse y salir al mercado de masas seguramente esto se resolverá fácilmente.