Cómo consumir pescado sin mercurio [Infografía]

Cómo consumir pescado sin mercurio

Hace unos días el sitio web Fix publicaba una interesante infografía basada en fuentes como Environmental Defense Fund y la American Heart Association que puede ayudar al consumidor a elegir el tipo de pescado para el consumo que menos mercurio incorpora.

El problema del mercurio en los alimentos y, especialmente, en el pescado, no es nuevo. Este metal es emitido a la atmósfera por fábricas de productos químicos, cementeras, plantas energéticas y otros tipos de industrias. Cuando se deposita en el agua es absorbido por bacterias que lo convierten en su forma más tóxica, el metilo de mercurio. Finalmente termina por ser absorbido por los peces.

Una vez en el interior del cuerpo humano, puede actuar como una neurotoxina que afecta al cerebro y al sistema nervioso.

Como dice la propia infografía, la solución no es dejar de consumir pescado, que es bueno para la salud, sino saber elegir el adecuado.

Aunque está en inglés, en general la infografía se entiende perfectamente. Divide a los peces en cuatro categorías, desde las que no contienen mercurio hasta las más tóxicas.

Entre estas últimas, las que habría que evitar, estarían el tiburón, el pez espada, o una especie de atún (thunnus obesus). El famoso atún Yellowfin tampoco se salva porque aparece en la segunda categoría en orden de peligrosidad.

Entre los más seguros están especies tan consumidas habitualmente como las sardinas, las gambas, la perca oceánica, el salmón (pero no el de piscifactoría) o las lisas.

En este sentido, la FDA (agencia norteamericana de alimentos y medicamentos), también elabora una lista propia. Según sus recomendaciones debemos evitar el mero, la aguja blanca, la lubina, el pez espada, la perca de alta mar, el tiburón y la caballa. Y se pueden consumir sin problemas hasta dos veces por semana las anchoas, pámpanos, calamar, caviar (cultivado), centollo, abadejo, bagre, coregonos, perca (de mar), vieiras, platija, merluza, arenque, langosta, sábalo, lenguado, cigala, salmón, gambas, almejas, tilapia, ostras, sardinas, esturión (cultivado) y truchas de agua dulce.

Otra lista muy completa es la de Natural Resources Defense Council, que se puede consultar en La Contaminación con Mercurio: una guía para permanecer sanos y combatir el problema.

[Ver infografía completa]