Un museo convertido en juguete para niños

Un museo convertido en juguete para niños 1

pinwheel museum2

Hace tiempo vimos aquí como una escuela de París utilizaba los colores para estimular a los estudiantes, y también como una ciudad Suiza se transformaba en una obra de arte todos los veranos.

Ahora los responsables del Museo de Historia y Arte de la ciudad californiana de Santa Cruz han querido hacer algo parecido con el edificio que alberga el museo.

El objetivo era llamar la atención para conseguir que el público se acercase a la plaza en la que se ubica el museo, principalmente familias con niños. Pero también convertir el edificio en algo vivo con el que los visitantes pudieran interactuar.

El artista George Zisiadis fue el encargado de llevar a cabo la tarea. Para ello ideó una fachada decorada con colores vistosos y llamativos, con motivos de molinillos. Colores que se extienden al resto de la plaza y le dan un aire mágico, muy Mago de Oz.

Lo curioso es que, mediante dos cuernos metálicos colocados frente a la fachada, los visitantes pueden soplar y mover así los dos molinillos gigantes, que comienzan a girar.

Cómo dice el propio autor, no todos los días puedes ver como tu aliento mueve un molinillo gigante de tres metros de altura.

La diferencia entre el antes y el después es asombrosa.

pinwheel museum3