Leftoverswap permite compartir las sobras con extraños 1

Leftoverswap permite compartir las sobras con extraños

LeftOverSwap1

La llegada de internet ha facilitado el intercambio de todo tipo de cosas a través de la red. No hablo únicamente del peer-to peer sino también del impulso masivo de internet al mercado de segunda mano o al simple trueque de objetos. Podemos intercambiar nuestras casas o sofas, vender ropa o gadgets e incluso se pueden intercambiar monedas virtuales. Y ahora, vamos a poder compartir nuestras sobras con extraños mediante una aplicación móvil.

Todo comenzó como una broma en 2010 entre sus fundadores Dan Newman y Bryan Summersett, pero Leftoverswap lleva funcionando desde el año pasado y sorprendentemente con buenos resultados. Está claro que no todo el mundo es capaz de comer los restos dejados por un desconocido, pero según Newman está haciendo furor, sobre todo entre los estudiantes.

En muchos países si te encuentras en un restaurante y te has pasado con las raciones, algo que le puede pasar a cualquiera, puedes llevarte las sobras a tu casa en una doggy bag y así evitas que el restaurante tire esa comida a la basura. En España de momento eso no ocurre de manera habitual, así que esta aplicación puede ayudar a frenar el desperdicio de alimentos.

Su funcionamiento no puede ser más sencillo. Desde trozos de pizzas hasta los restos de la cena de navidad, cualquier tipo de comida puede ser compartida, únicamente debes hacerle una foto, una breve descripción y subirla a la aplicación. El primer paso ya está hecho, ahora sólo hay que esperar a que cualquier persona de los alrededores se ponga en contacto para recogerla.

Está funcionando con normalidad en Seattle, pero en ciudades como San Francisco, donde está completamente prohibido vender comida al público sin permiso, ya han alzado la voz de que los usuarios podrían estar quebrantando la ley.

El objetivo de la aplicación es ofrecer la comida de manera gratuita, no venderla, así que esta polémica no tiene mucho sentido. Leftoverswap es una gran idea y aunque sea un pequeño gesto podría ayuda a reducir el desperdicio de alimentos que durante el año pasado alcanzó las 1.300 millones de toneladas según datos de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Vía: TaxiDesign