Cooperación internacional para identificar las áreas protegidas con mayor peligro de extinción

Cooperación internacional identificar áreas protegidas mayor peligro extinción

Un reciente estudio científico ha señalado cuáles son las áreas protegidas que más urgentemente necesitan prevenir la extinción de su fauna. Resultado de una colaboración internacional, el análisis proporciona una referencia para aplicar medidas de conservación más eficaces con las que conservar la biodiversidad.

Ese trabajo es el resultado de la cooperación entre el CEFE (Centre for Functional and Evolutionary Ecology) de Francia, la IUCN (International Union for Nature Conservation) a través de su Species Survival Commission and World Commission on Protected Areas, elUNEP-WCMC (World Conservation Monitoring Centre) y BirdLife International.

Publicado por Science, identifica esas zonas que considera irreemplazables basándose en estadísticas de 173.000 áreas protegidas y valoraciones de 21.500 especies incluidas en la Lista Roja del IUCN. También compara la contribución que cada área protegida hace para conseguir la supervivencia de sus especies autóctonas.

Hay 78 lugares, que comprenden 137 áreas en 34 países, considerados irreemplazables. A la vez, reúnen la mayor parte de una fauna de aves, anfibios y mamíferos: en torno a 600 especies, la mitad de las cuales están amenazadas mundialmente.

En muchos casos, esas áreas tienen especies únicas que no se encuentran en otro sitio; por ejemplo, el pato Laysan (Anas laysanensis), que es endémico del Hawaiian Islands National Wildlife Refuge (EEUU); o las 13 especies de anfibios que únicamente viven en el Parque Nacional de Canaima (Venezuela).

Parte de esas áreas han sido designadas de Valor Excepcional Universal por la UNESCO, caso de las Islas Galápagos (Ecuador), el Parque Nacional de Manú (Perú) o el Western Ghats (India). Sin embargo, la mitad no forman parte del Patrimonio Mundial del citado organismo. Es lo que pasa con el Udzungwa Mountains National Park (Tanzania), la Ciénaga de Zapata (Cuba) o el Parque Nacional de Sierra Nevada de Santa Marta (Colombia), este último considerado el más preocupante.

Soizic Le Saout, autor del estudio, considera que rincones tan valiosos como los nombrados deberían ser firmes candidatos a engrosar el Patrimonio Mundial, reconocimiento necesario para su adecuada protección.

Contrariaramente a otras evaluaciones anteriores, centradas en incrementar el número de sitios protegidos, este estudio recomienda fijarse más en la calidad que en la cantidad, señalando lo que necesitan esos sitios para mejorar su situación. Y pone como ejemplo negativo la Reserva Forestal Nacional Páramo Urrao, en Colombia: creada en 1975, nunca pasó del mero nombramiento burocrático.

Asimismo, el estudio propone establecer una red global de expertos que reúna y analice los datos para elaborar una Lista Roja de especies en peligro y una base de datos mundial de áreas protegidas.

Más información: IUCN