Categorías
Arquitectura Arte

Una cabaña que brilla o desaparece según la luz del día


Que a los norteamericanos les encantan las cabañas lo vemos en muchas películas de Hollywood. El artista Phillip K. Smith III no iba a ser menos y tiene la suya propia, sólo que en vez de estar en un lugar idílico o bucólico como puede ser la orilla de un lago o un bosque frondoso, se encuentra en medio del desierto de Joshua Tree en California.

Así que un buen día se le ocurrió la idea de mezclar arte y arquitectura convirtiendo su vieja cabaña de los años 40 en algo diferente. Para ello empezó por colocar tiras de espejo rodeando las cuatro paredes. El efecto es ciertamente sorprendente, pues tal parece que las vigas de madera flotan en el aire, y que toda la cabaña está levitando sobre el terreno.

Luego instaló un sistema Arduino en el interior que controla unos LED que van cambiando de color a medida que avanza el día, y cuyo brillo es visible a través de la puerta y las ventanas. Estos LED se alimentan de los paneles solares instalados alrededor de la cabaña, ocultos a la vista por las plantas del desierto, al igual que los cables.

Todo ello produce un efecto sorprendente, con la cabaña brillando en medio del desierto durante la noche y prácticamente desapareciendo durante el día, cuando los espejos reflejan el paisaje circundante, como si fuera una alucinación.

La Lucid Stead, que es como se llama el proyecto, se concibió en un principio como un evento de tan sólo dos días, tras los cuales sería desmontada. Pero la respuesta del público fue tan grande (unas 400 personas se desplazaron para verla, incluso desde lugares tan lejanos como Nueva York) que finalmente se decidió mantenerla en pie.