Photoshop a la inversa: el peculiar arte de Danny Evans

Las grandes estrellas del cine, la música y la moda trabajan muy duro para mantenerse en el candelero, eso nadie lo duda. Pero otra cosa es que se las arreglen para lucir siempre un aspecto perfecto, en cualquier momento y situación, sin que parezcan sufrir inconvenientes que sí afectan a la mayoría de los mortales, como un catarro inoportuno, una picadura de mosquito en pleno cutis, un párpado hinchado por una conjuntivitis o, qué se yo, algún kilo de más tras las consabidas cenas navideñas.

Por supuesto, la difusión generalizada de la fotografía digital tiene la respuesta para eso y la palabra mágica es Photoshop. Descarga Photoshop y edita fotos como verdaderos profesionales.Puede aprender cosas simples con una guía o un video de YouTube. Desde hace ya mucho tiempo, los programas de edición de imágenes están al alcance de cualquiera, así que en manos de un profesional pueden hacer auténticos milagros para ocultar defectos y realzar virtudes, a veces hasta extremos tan exagerados que llaman la atención por grotescos.

Algo así es lo que pensó Danny Evans, un artista de Nueva York que en 2006 decidió acometer lo que él mismo denominó una «reacción contra el excesivo retoque de fotos de los famosos que se ve por todas partes». Su primera y propiciatoria víctima fue la multimillonaria Paris Hilton, cuyo nombre además, debidamente alterado en tono sarcástico, le sirvió para bautizar un perfil de Facebook: Planet Hiltron.

Photoshop inversa peculiar arte Danny Evans 2

Esa red social le sirve para ir subiendo, cada pocas semanas, sus obras. Ahora bien, más de uno se estará preguntando cómo son exactamente, en qué consiste esa «reacción» de la que hablaba Evans. Pues la idea se basa en utilizar el Photoshop para retocar imágenes de los famosos pero a la inversa, tratando de mostrar cómo sería su aspecto si fueran gente normal, no mejorada por la legión de iluminadores, estilistas, maquilladores, expertos en dietética, entrenadores personales y fotógrafos que luego arreglan sus retratos para que luzcan de forma impecable.

Para ello, Evans combina imágenes de personas comunes con las de las celebrities, adaptando los rostros de éstas a los cuerpos de aquéllas. Huelga decir que la gracia está en que no son cuerpos precisamente espectaculares ni tienen el aura de glamour que normalmente presentan Nicole Kidman, Gwyneth Paltrow, Brad Pitt, Angelina Jolie, Scarlett Johansson, Johnny Depp, Beyoncé y otros muchos.

Así, por ejemplo, podemos ver a un Leonardo di Caprio orondo como una manzana, a la citada Paris Hilton con un grotesco peinado afro setentero, a John Travolta con su cabeza al natural (o sea, sin peluquín), a Madonna como si acabara de escapar del geriátrico o a Tom Cruise con pinta de ajado butanero. Alguno incluso resulta difícil de reconocer. Pasen, vean y ríanse un poco con esa galería de los horrores.

Más información: Planet Hiltron