Categorías
Eventos Guías de viaje

Las niñas buenas no van al Polo Sur


Todos sabemos que el primer hombre en llegar al Polo Sur fue Roald Amundsen, en aquella carrera que le ganó al sprint a Robert Falcon Scott. Eso fue en 1911 y ahora hay un asturiano, Juan Menéndez Granados, empeñado en hacerlo en bicicleta. Pero hablamos de hombres, bien en términos globales como especie, bien en masculinos como sexo. ¿Y qué pasa con las mujeres?

Ellas, por diferentes motivos, sociales sobre todo, no pudieron ni plantearse la posibilidad hasta hace relativamente poco. Por eso la primera que pisó el Polo Sur, después de una expedición en solitario, sin apoyo externo, que le supuso recorrer mil doscientos kilómetros en cincuenta y un días ayudada sólo por sus esquíes, fue la noruega Liv Arnesen (Baerum, 1953).

Lo hizo en una fecha tan cercana como 1994, alcanzando el punto en plena Nochebuena, aunque como experta aventurera ya había atravesado Groenlandia dos años antes con una expedición exclusivamente femenina. En 2001 regresó a la Antártida y, acompañada de Ann Bancroft, la cruzó en poco más de tres meses.

Animada por sus padres, Liv Arnesen desrrolló desde niña un gusto especial por el esquí pero una lesión le impidió dedicarse a ello en el plano profesional, así que optó por la otra gran pasión inculcada por sus progenitores, la aventura polar. Ella misma recuerda haber leído en la infancia la historia de Amundsen y Scott.

Esa afición lectora se plasmó, a su vez, en una licenciatura en Filología y Literatura que ahora ha servido de aglutinante para alumbrar un libro en el que cuenta su odisea personal en la conquista de los hielos antárticos y que se presenta con un título genial, inmejorable: Las niñas buenas no van al Polo Sur.

Los que soñamos con ver esas extremas latitudes algún día pero somos lo suficientemente realistas como para saber que está tan dífícil en la práctica como lejano en la distancia, tenemos que limitarnos a disfrutar estos relatos de primera mano y hacer un esfuerzo de imaginación; menor, si la narración es buena.

El libro está subtitulado Relato de la primera mujer en el Polo Sur y editado por Interfolio en su colección Leer y viajar Actual, con doscientas cincuenta y seis páginas. Su formato es 13,5 x 20 centímetros, en tapa blanda con solapa y un cuadernillo central de fotos en color, con un precio de venta de 22,50 euros.

Más información: Interfolio