Categorías
Destinos

La niebla inunda el Gran Cañon cada 10 años


El último fin de semana de noviembre se produjo un fenómeno que se repite más o menos cada 10 años. El Gran Cañon del Colorado (Arizona, USA) se inundó de niebla convirtiéndolo en un espectáculo si cabe más impresionente que habitualmente.

Es algo parecido al mar de nubes que se puede observar en ocasiones desde las laderas del Teide, con los cielos absolutamente cristalinos y azules, y un rio de niebla discurriendo por el interior del cañón.

Este fenómeno se conoce como inversión térmica, y ocurre cuando el aire caliente sobre una capa de aire frío impide que éste no pueda elevarse, ya que es más denso:

El fenómeno de inversión térmica se presenta cuando, en las noches despejadas, el suelo se enfría rápidamente por radiación. El suelo a su vez enfría el aire en contacto con él que se vuelve más frío y pesado que el que está en la capa inmediatamente superior. Al disminuir tanto, la convección térmica como la subsidencia atmosférica, disminuye la velocidad de mezclado vertical entre las dos capas de aire. Este fenómeno meteorológico es frecuente en las mañanas frías sobre los valles de escasa circulación de aire en todos los ecosistemas terrestres. También se presenta en las cuencas cercanas a las laderas de las montañas en noches frías debido a que el aire frío de las laderas desplaza al aire caliente de la cuenca provocando el gradiente positivo de temperatura. (Wikipedia)

Al parecer estas inversiones térmicas ocurren una o dos veces al año en Arizona, pero sólo una vez cada diez años el Gran Cañón se cubre completamente de nubes. En estas ocasiones, que son impredecibles, desearás llevar una cámara de fotos para no arrepentirte después.