Categorías
Tecnología

Powertrekk utiliza agua para cargar tus dispositivos electrónicos


No paran de surgir nuevos inventos para recargar las baterías de nuestros dispositivos electrónicos. Muchos de los gadgets que hemos comentado utilizaban placas solares, fuego o incluso la energía cinética de nuestros pasos para no tener que depender de un enchufe. Pero la empresa MyFC ha encontrado una nueva e ingeniosa solución para mantener nuestros aparatos con vida, y es utilizar agua para generar energía eléctrica.

El invento desarrollado por la empresa sueca se denomina myFC PowerTrekk, y consta de una batería, una celda de combustible y un compartimiento que se rellena con una pequeña cantidad de agua. El secreto se encuentra en los Power Treek Puck, unas pequeñas celdas de combustible con forma de disco que reaccionan con el agua para obtener electricidad de una manera completamente pasiva, sin necesidad de ventiladores ni mecanismos adicionales.

Normalmente las pilas de combustible suelen tener dos tipos de reactivos, hidrógeno por el lado del ánodo y oxígeno por el cátodo. Debido a que el hidrógeno en forma de gas es algo inestable e inflamable, lo han sustituido por siliciuro de sodio. El agua reacciona con éste produciendo calor y hidrógeno, el cual alimentará la pila de combustible. Esta reacción química es mucho más segura y fácil de controlar, y como resultado se libera un poco de vapor de agua y transforma el catalizador en un material inerte llamado silicato de sodio, que se puede reciclar sin problemas.

Pero claro, la empresa quiere ganar dinero y los discos no son eternos. Únicamente se pueden usar una vez, y en cuanto empieza la reacción no puede pararse. Eso sí, la PowerTrekk dispone de una batería de 1500mAh para almacenar el excedente de energía, y poder utilizarla cuando mejor te convenga. La capacidad de cada disco está bastante bien, siempre según MyCF, ya que cada disco de es capaz de recargar la batería de un iPhone hasta dos veces.

Los Power Treek Puck, están a la venta en diferentes packs, y cada uno cuesta 6 euros. La batería interna también se puede recargar directamente a través de un puerto USB, pero claro, pierde la gracia ya que no usas el agua. Por cierto, que el agua puede ser tanto dulce como salada.

Así que si sueles perderte o estas lejos de un enchufe, por 199 euros tendrás un cargador que te permitirá revivir tus dispositivos electrónicos con una simple cucharada de agua, siempre y cuando no te pierdas en un desierto.

Sitio oficial: Powertrekk