El fotogénico glaciar Mendenhall

Imagen: Mariamichelle en Pixabay

Mucha gente cree saber qué es un glaciar pensando que se trata de una pared de hielo, algo que deviene de las imágenes típicas de algunos sitios como el Perito Moreno, que los turistas pueden ven desde miradores o barcos. Sin embargo es un error porque eso sólo sería el frente del glaciar.

Un glaciar es una masa de hielo en movimiento formada a partir de la congelación de la nieve recién caída que se acumula, presionando sobre las capas inferiores y excavando a su paso todo un valle entre montañas. Esa enorme cantidad de hielo, llamada lengua, se desliza desde el circo original arrastrando a su paso rocas y fragmentos pétreos que termina depositando en su parte final, aquella en la que se funde, formando lo que se conoce como morrenas.

En fin, tampoco se trata de dar una clase de geografía física. En realidad todo esto no es más que una introducción para decir que quien quiera ver un glaciar en perspectiva, desde lo alto, de manera que contemple una imagen fidedigna, puede hacerlo en EEUU visitando Coast Range, en Juneau Borough. Es una localidad del estado de Alaska donde se halla el glaciar Mendenhall, un ejemplo perfecto de lo explicado antes con la ventaja didáctica de que se puede ver en panorámica desde un punto elevado.

Aunque Juneau se asoma a la costa del Pacífico, tiene un clima gélido que ha permitido la formación de varios glaciares, cuyas lenguas recorren kilómetros y kilómetros: diecinueve en el caso del Mendenhall, al que los indígenas tlingit conocen como Sitaantaagu o Aak’wtaaksit (su nombre actual es un homenaje a Thomas Corwin Mendenhall, físico y metereólogo).

El lugar está protegido por un programa de conservación desde 1942, lo que no ha impedido que los hielos hayan retrocedido casi tres kilómetros en los últimos cincuenta años, fruto del cambio climático y del efecto nocivo de la actividad humana.

Como no hay mal que por bien no venga, ese retroceso ha originado un río que desemboca en un bonito lago que incentivado el turismo a la región con medio millón de curiosos al año. Fruto de ello ha sido la creación de un área recreativa, así como de un centro de visitantes, todo ello integrado en el Tongass National Forest.

Foto 1: ArjunG en Wikimedia
Foto 2: alaska-in-pictures.com