Categorías
Diseño

Diseñan el interior de un Starbucks como una biblioteca


Una de las cosas que más me llamó la atención al llegar al Reino Unido es la gran cantidad de franquicias que existen. No hablo únicamente de las cadenas de comida rápida, sino que también existen para el café. Sin duda la más conocida es Starbucks, pero también hay Nero, Costa, Love Coffee.

Normalmente intento evitar este tipo de cafeterías e ir a alguna con más encanto y originalidad, pero al estar siempre ubicadas en los lugares más comunes, muchas veces es imposible evitarlo. Una de las características es que todas suelen tener la misma decoración y productos, de esta forma sabes lo que hay, estés donde estés, sea Madrid, Londres o Tokyo.

Por eso me ha llamado la atención el diseño de una cafetería de Starbucks en Japón. Han eliminado todo lo reconocible de esta franquicia y han transformado el interior de la cafetería como si fuese una biblioteca.

El estudio de diseño japonés Nendo ha sido el encargado de realizar esta tienda pop-up de Starbucks. Para quien no lo sepa, la filosofía pop-up son aquellas espacios que surgen durante un corto periodo de tiempo para promocionar una marca, normalmente proporcionando una experiencia diferente a la que tienen acostumbrados a sus clientes.

Y en este caso lo han conseguido, ya que han diseñado la cafetería como una minimalista y espaciosa biblioteca, con estanterías desde el suelo hasta el techo. Los estantes se encuentran llenos de libros con tapas de nueve colores diferentes, que corresponden a un tipo de café diferente.

Los clientes pueden pasear libremente, sacar los libros y leer en la tapa, el interior está vacío, las características del café y así decidir cual es el que más les gusta. Una vez hecho eso, los clientes tiene que llevar el libro al mostrador donde les sirven la bebida. Además de tu café, podrás conservar la portada del libro, que incluye una zona perforada para ser utilizada como cubierta y decorar los Tumbler típicos de Starbucks.

Como hemos dicho, la tienda es pop-up por lo que ya no se puede visitar, y es que sólo estuvo abierta durante tres semanas en el barrio de Omotesando. No sabemos si tuvo éxito, pero la verdad es que si repiten la idea en algún otro lugar, no me importaría probarlo, a pesar del poco café que suelen llevar sus bebidas.

Más imágenes: Nendo