Categorías
Gastronomía

Comiendo por esos mundos: África


Vamos a continuar el post publicado el otro día sobre gastronomía de otras partes del mundo. Entonces nos centramos en el Mediterráneo, tanto en su vertiente europea como en la norteafricana. Ahora seguiremos con este continente dejando atrás la zona de predominio árabe para entrar en la subsahariana, teniendo en cuenta que es un territorio enorme con bastante variedad e influencias de los países colonizadores.

Así pues, decir que en el resto de África, la negra, la gastronomía no resulta muy significativa. Eso sí, es un paraíso para los carnivoros; no en vano, las vacas eran la medida de la riqueza: aparte de lo clásico (vaca, pollo, cordero y cabra) se podrán probar cosas poco comunes como camello, avestruz, antílope, cebra o incluso cocodrilo. El restaurante the Carnivore de Nairobi es el sitio perfecto para ello, aunque conviene reservar con tiempo porque todos los tours turísticos llevan allí a sus clientes.

El método de preparación preferido es el nyama choma (a la parrilla), acompañado de los habituales matoke (pasta de maíz y plátano verde), ugali (puré de maíz) u obusuma (el típico porridge británico de harina de maíz). Éste, el maíz, es un cereal muy abundante que suele acompañar casi todos los platos de una u otra forma, aparte de no resultar raro que se vendan mazorcas asadas y envueltas en hojas como tentempié en puestos ambulantes. En principio pueden comerse sin temor (o, al menos, yo sobreviví sin problemas).

Con maíz se hace también una bebida típica rural, el changa’a, una especie de licor que no tiene muy buena fama, quizá por su fabricación artesanal, casera. Y para desayunar, en los sitios donde no se ponen enormes buffets, son típicas las mandazi, una especie de rosquillas con las que se toma el té.

Vamos, que quien sea vegetariano también tiene sus opciones: por ejemplo, el githeri, un asado de verduras al que a veces se añade un poco de carne. La okra, o quimbombó, o gombo, es una semilla de fruto comestible que se usa bastante en los estofados y que fue llevada desde África a otros continentes en las rutas esclavistas.

En la costa, donde la influencia árabe ha dado lugar a la cultura swahilli, el sabor se ve influido por las especias y la leche de coco. Predomina el pescado, aunque también se puede encontrar en las riberas del gigantesco lago Victoria, en el que las piezas preferidas son la tilapia y la perca (introducida en los años sesenta y que está acabando con el resto de peces). Eso sí, hay que tener cuidado con dos cosas: primera, la perca suele venderse como mero; y segunda, hay asegurarse de que el pescado queda bien cocinado porque en las aguas del lago vive un parásito llamdo bilarzia.

Por último, mencionar tanto el café de Kenia, que ha salido adelante convirtiéndose en la principal industria nacional a pesar de la acidez de la tierra en algunas zonas (y, si no, que le pregunten a Karen Blixen, cuya granja cafetera fracasó); pero es que las zonas volcánicas resultan, por contra muy propicias.

Y no hay que olvidar los cotizados vinos sudafricanos, pues ese país es el noveno productor mundial.

Foto: The Carnivore