Categorías
Hoteles

Una isla en medio de Ávila


Si les recomiendo un lugar para escaparse unos días de la rutina diaria y les digo que se trata de una pequeña isla de España, inmediatamente se pondrán a pensar en cualquiera de los pedazos de tierra en medio del mar que completan los dos grandes archipiélagos nacionales, Baelares y Canarias, o algún otro más cercano a la costa tipo las Cíes gallegas. Pero se equivocan; no está en la costa. Tampoco en medio del océano.

Está en Ávila.

Antes de que empiecen a pensar que estoy delirando, les informo de que en la subcuenca del río Alberche, entre los términos municipales de El Tiemblo y El Barraco, se encuentra el embalse de Burguillo, una masa de agua creada en 1913 para regular el curso fluvial, producir electricidad y regar los campos. Con el espléndido telón de fondo que constituye la Sierra de Gredos, también admite usos turísticos como el baño, la vela y el remo.

Pues bien, en medio se halla la isla Centinela: diez mil metros cuadrados privados a los que sólo se puede acceder navegando o por vía aérea (además de embarcadero tiene un helipuerto), sobre los que reposa plácidamente la silueta de un imponente castillo. Su construcción se inició en 1927 a partir de los restos de un torreón de vigilancia en el Alberche, anterior a la construcción del pantano.

El edificio se ha convertido en el Hotel Isla Centinela, un coqueto establecimiento de la cadena Ruralka que dispone únicamente de seis habitaciones (tres suites, dos alojamientos exentos y la torre) con capacidad máxima para quince personas. Es un sitio idóneo para lo que decía al principio: escaparse unos días y relajarse sin salir del sitio o bien tomarlo como base para conocer los alrededores, ya que Ávila capital se encuentra a veinte minutos.

Organizar allí un evento, banquete, boda o lo que sea (hay restaurante y salones para ochenta personas), es un puntazo porque se puede adaptar para acoger hasta medio centenar de invitados que quieran pernoctar. También dispone de aparcamiento porque si baja el nivel del río se puede llegar en coche. En suma, es un sitio tan insólito como bonito ¡Si hasta lo ofrecen para rodajes de películas!

Más información: Ruralka Hoteles