Una casa suspendida de una escalera y un avión en la pared

A primera vista la fotografía es una imagen surrealista, los restos de una casa que parece haber sufrido una catástrofe suspendidos en el vacío con una escalera de emergencia que llega hasta una de sus ventanas.

En realidad se trata de una escultura ideada por Leandro Erlich para la bienal de Arte Le Voyage 2012, en la localidad francesa de Nantes. La obra, que se titula El ascensor de muebles, parece querer recordarnos que la arquitectura no es siempre ese lugar seguro que pensamos cuando estamos en nuestro hogar. O quizá que estamos tan acostumbrados a la ortoxia arquitectónica que cualquier alteración nos parece extraña y surreal.

Ya hemos visto aquí desde esculturas que cobran vida hasta otras realizadas con lápices, e incluso con botellas de plástico recicladas. Pero es la primera vez que hablamos de un arte que imita a otro, en este caso una escultura que imita arquitectura, y además la subvierte para provocar una emoción o una reacción en el espectador.

Y que me dirían de tener un avión en la pared del salón? Pues es posible con otra escultura, está vez de 2011 y titulada precisamente El avión.

Claro que aquí el juego está en contemplarla de cerca, incluso sentado tal cual estarías en un avión de verdad, contemplando el mar de nubes a través de la ventanilla.

Pueden ver más de la obra de este escultor argentino en su web oficial: Leandro Erlich.