Alojarse en casas hobbit y pajares holandeses

Alojarse casas hobbit pajares holandeses

Hace unos días, la web oficial de Holanda emitió un comunicado de prensa que puede resultar interesante para todos esos viajeros que buscan dar a sus periplos una pátina de originalidad algo friki o proporcionar a sus hijos unas vacaciones tan divertidas como poco comunes. Molinos, tulipanes, quesos y Van Gogh pueden verse complementados con un alojamiento insólito.

En concreto, se trata de dos empresas. La primera, Kennemer Duincampings, es una agrupación de tres cámpings ubicados en la costa holandesa, cerca de Ámsterdam, Haarlem y Alkmaar. Pero la gracia no está en poder acceder a la playa ni en hospedarse en tienda, bungalow o caravana. Bueno, todo esto también es posible; sin embargo el verdadero atractivo es la Casa Hobbit.

Ya hemos visto que desde que se estrenó la película El señor de los anillos han ido apareciendo hoteles de ese estilo, semienterrados aprovechando declives del terreno, cubiertos con tierra y césped y dejando sólo una puerta y ventanas redondas como vanos. Es lo que se ofrece en este caso. Con un interior decorado en madera, camas integradas en las paredes y un ambiente en el que los elementos arquitectónicos parecen fundirse con las raíces de árboles. Hasta hay inscripciones en lengua élfica.

Alojarse casa hobbit pajares holandeses 2

La otra empresa se llama Hayema Heerd y lo que ofrece a sus huéspedes es una granja situada cerca de la norteña ciudad de Groningen. Lo gracioso es que las habitaciones están ubicadas en los pajares, que en unos casos son clásicos, de madera, pero en otros dos son una especie de yurtas o iglús. Eso sí, de interior similar en concepto: los primeros son más espaciosos y las segundas disponen de una abertura en la parte superior para ver las estrellas, pero siempre con la cama sobre un montón de paja, debidamente acolchada con edredones y almohadas.

También tienen mosquiteras porque el campo es el campo, con todo lo bueno y lo malo y en verano ya se sabe; no obstante también se puede ir en invierno sin miedo al frío, ya que disponen de calefacción y el suelo se cubre con pieles de vaca. A todo esto se une el mencionado programa de actividades que garantiza la diversión de los niños, aunque se puede acudir igualmente en pareja o grupos.

Vía: Holland