Una avioneta con paracaídas incorporado

Una avioneta con paracaídas incorporado

AvionetaParacaidas

El mes pasado os hablamos como la NASA había publicado su Spinoff 2012, donde recopilan todos los avances tecnológicos que se consiguen a través de la exploración espacial. Muchas veces hemos visto como la agencia espacial estadounidense utiliza paracaídas para hacer descender dócilmente cápsulas, cohetes o robots. Por eso no es extraño que subvencionen a la compañía Ballistic Recovery Systems (BRS), la cual ha desarrollado y perfeccionado esta tecnología hasta el punto de que ya existen avionetas con paracaídas incorporado.

Boris Popov fundó BRS en 1980 después de haber sufrido un accidente en ala delta y sobrevivir a una caída de 120 metros. Durante la caída, se sintió frustrado al no poder hacer nada, sobre todo porque tuvo tiempo a lanzar un paracaídas que no tenía. Ahí surgió la idea, después de siete años y más 1,5 millones de dólares gastados en investigación, BRS consiguió la certificación de la Administración Federal de Aviación (FAA) para poder instalar un paracaídas en un avión comercial, el Cessna 150.

La clave de su éxito radica en que consiguieron un paracaidas extremadamente ligero y capaz de ser embalado en un recipiente pequeño. Para ello patentaron un sistema de anillo deslizante que realiza todas las funciones necesarias para proporcionar un aterrizaje seguro a los pilotos y pasajeros. En caso de emergencia, el piloto acciona una palanca, y en menos de un segundo un cohete acelera a más de 100 kilómetros por hora para extraer el paracaídas, las cuerdas y todos los accesorios que se deslizan automáticamente alrededor del fuselaje. Poco después, el paracaídas comienza a desacelerar el avión, que se estabiliza rápidamente y le permite descender a una velocidad de 25 metros por segundo desde una altitud de 1.500 metros.

Aunque la idea original del diseño es para aviones de poco peso, BRS recibe el apoyo de la NASA y han estado investigando en nuevos materiales más ligeros y resistentes para la tela del paracaídas. De esta forma van a ser capaces de instalar estos paracaídas en aviones tipo jet, con capacidad para 4-12 personas.

En este momento llevan más de 290 vidas salvadas, y la empresa aeronáutica Cirrus lo incluye en sus avionetas de 4 plazas SR20 y SR22.

Más información: NASA