Categorías
Arte Destinos

La inaudita Catedral de Sal de Zipaquirá


Uno de los lugares más insólitos de Colombia, que además fue candidato a las Siete Maravillas del Mundo Moderno, es una extraña mezcla de naturaleza, arquitectura y arte denominado como la Catedral de Sal, situado en la ciudad de Zipaquirá, a 48 kilómetros de Bogotá, aprovechando unas viejas minas de sal que ya explotaba la cultura muisca desde el siglo V.

Se trata de una iglesia subterránea -aunque en realidad no es catedral- diseñada por el colombiano Roswell Garavito Pearl, cuyo proyecto resultó vencedor en un concurso entre otros 44.

El templo forma parte de un complejo mayor, el Parque de Sal, un recinto temático de 32 hectáreas dedicado, como se puede deducir por el nombre, a la minería de sal y que incluye otros rincones interesantes como la mina, un domo salino, un embalse, una zona boscosa y el Museo de la Salmuera, que desde su ubicación en alos antiguos depósitos explica el proceso de explotación de la sal.

El altar / foto Dominio público en Wikimedia Commons

Pero el protagonismo se lo lleva la Catedral, evidentemente. Para ser exactos, hay que decir que la actual es la segunda iglesia que se construye allí, ya que en 1954 se erigió una dedicada a Nuestra Señora del Rosario, patrona de los mineros, aprovechando las galerías excavadas por los muiscas. Tenía 120 metros de longitud, 22 de altura y 5.500 metros cuadrados de superficie pero fallos estructurales la hacían inestable y obligaron a cerrarla y hacer la nueva entre 1991 y 1995.

Se levantó a unos 60 metros por debajo de la anterior y tiene tres espacios especialmente reseñables. El primero es un túnel de acceso decorado como viacrucis con las estaciones hechas con cristales de sal. El segundo, la cúpula espectacularmente iluminada con luz azul y el altar mayor, adornado con una gigantesca cruz de piedra. Y el tercero, el formado por las 3 naves, cada una con su altar, sus esculturas, además de cuatro columnas gigantes (los 4 apóstoles) y una curiosa grieta que simboliza el nacimiento y muerte de Cristo.

La catedral / foto Jimmy Baikovicius en Flickr

En suma uno de los sitios más turísticos del país, visitado por millones de personas de todo el mundo. La entrada cuesta 10 dólares.

Más información: Catedral de Sal