El MoMath de Nueva York convierte las matemáticas en un juego

El MoMath de Nueva York convierte las matemáticas en un juego

gallery1

Nueva York ha entrado en 2013 inaugurando un nuevo museo y, aunque en principio parece que ésta es una noticia más para Viajeros, finalmente he decidido publicarla aquí por el tema al que está destinado el centro. Se llama MoMath y es un auténtico templo para acercar las matemáticas al gran público sin aterrarlo ni aburrirlo. Sí, es posible.

El MoMath fue concebido y está dirigido por Glen Whitney, uno de esos ejemplos del american way of life. Trabajaba como simple analista de un fondo de inversiones de Long Island cuando en 2008 leyó una noticia que le consternó: el museo matemático local, el Goudreau Museum, el único de EEUU sobre el tema, acababa de cerrarse. Y entonces pensó que eso no podía ser y que le pondría solución creando el suyo propio de forma didáctica para atraer a la gente. Y logró reunir un grupo de entusiastas.

Lo bueno que tiene ese país es que las iniciativas privadas pueden sacarse adelante sin demasiados problemas ni trabas burocráticas, así que dicho y hecho. Se alza frente al Flatiron, un famoso rascacielos de la ciudad que tiene forma de plancha, y ha conseguido que lo visiten montones de curiosos, constituyendo todo un éxito y amortizando la inversión (que fue de 15 millones de dólares, 11 millones de euros) gracias a la aportación de Google y otros benefactores. Tanto que ya se planea abrir otra sede en San Francisco.

Whitney concibió el museo como un espacio de juego para descubrir y explorar, de ahí que la función didáctica se combine hábilmente con la lúdica. Hay actividades interactivas, softwares audiovisuales, puzzles novedosos y un sinfín de sorpresas que se extienden a la propia arquitectura, pues el baño, por ejemplo, es un triángulo encajado en un pentágono y la manilla de la puerta principal tiene la forma del número pi. Hasta las curvas que forman el logo van cambiando cada día.

Y aunque el MoMath está pensado para niños -se lo tienen que pasar de miedo circulando con una bicicleta de ruedas cuadradas- resulta que los adultos disfrutan tanto o más jugando en sus instalaciones.

Quien quiera visitarlo, está en pleno Manhattan, en el 11 East 26th street y abre toda la semana de 10:00 a 17:00. La entrada de adulto cuesta 15 dólares, salvo estudiantes y mayores de 65 años, que pagan igual que los niños, 9 euros.

Más información: MoMath