Categorías
Aplicaciones Gadgets Viajeros

Ultrasonidos contra mosquitos en el móvil


Cuando se viaja a un país o región de clima cálido, especialmente si es tropical o tiene bastante humedad, las noches pueden convertirse en un calvario porque es el medio ambiente ideal para los mosquitos. De día no porque el sol seguramente será excesivo para ellos; ahora bien si uno se interna en la selva, donde los rayos no llegan, la cosa cambia.

Recuerdo una excursión en Costa Rica para la que tuve que embadurnarme de insecticida toda la piel que no quedara tapada por la ropa. Claro que no hace falta meterse entre el follaje: una de las imágenes más espeluznantes de mis vacaciones fue al llegar a la habitación del hotel que reservé en Áqaba (Jordania) y encontrarme docenas de mosquitos esperándome en la pared, emitiendo un suave y amenazador zumbido, quizá su forma de risa malévola; y eso que no se trata de un país problemático en ese sentido, pero es que la ciudad está en la costa.

En fin, en los hoteles de Kenia y Tanzania te ponen directamente una amenitie especial junto al jabón, el champú y el gorro de baño: un bote de insecticida, a combinar con la mosquitera de la cama. Pero conviene ir siempre preparado y saber que al caer el crepúsculo, cuando baja un poco la temperatura, salen los bichos en busca de sangre (¿Crepúsculo? ¿Bichos en busca de sangre? Parece que hable de una película).

Por eso en mi equipaje casi nunca falta Relec, aunque la mayoría de los destinos tienen su propia versión; en Centroamérica suelen decirte que el Relec no vale contra los mosquitos locales pero a mí me mantuvo a salvo. Cuando viajé a Egipto también llevé un llavero emisor de ultrasonidos que no utilicé demasiado por dos razones: la primera es que, como decía antes, allí hace demasiado calor; la segunda, que de ultrasonidos nada porque se oye un constante y molesto pitido.

Al parecer, este último sistema se basa en que dicho pitido no puede ser percibido por el oído humano, cuyo arco de frecuencia va de 20 Hz a 20.000, al ser superior a esta cifra. Imitaría las vibraciones emitidas por el mosquito macho y las hembras (que son las que pican), al oirlo, lo evitarían porque por lo visto no suelen tener ganas de jarana. Lo cierto es que, al menos, el llavero que tenía yo sí se oía.

Aunque muchos estudios descalifican la eficacia del sistema e incluso FACUA ha solicitado su retirada, lo cierto es que sigue comercializándose y ahora da un paso adelante con las nuevas tecnologías, incorporándose como aplicación para teléfonos móviles. iPhone, Blackberry y otros tipos de smartphone ya disponen de apps descargables, algunas gratuitamente si bien en otras el precio no llega a un euro, con distintas frecuencias de ultrasonido para adaptarse a la de los mosquitos de cada región. Apenas consumen batería, son programables para apagarse automáticamente a la hora que se desee y permiten usar el teléfono suimultáneamente.

Foto: itunes.apple.com