¿Recuerdan la película Eduardo Manostijeras? El protagonista que interpretaba Johnny Depp paliaba los desastres iniciales que organizaba involuntariamente con las tijeras que tenía por manos, dándole una salida artística a tal dotación. La más espectacular era la poda de los setos, a los que confería diferentes formas animales. Pues bien, el artista español Juan Antonio Pizarraya tomó nota de la idea y la puso en práctica en la localidad de San Martín de Valdeiglesias (a unos 75 kilómetros de Madrid), en un monte cercano a la ermita de la Sangre.

Allí creó lo que ha bautizado como El Bosque Encantado, 25.000 metros cuadrados cubiertos por más de 300 esculturas vegetales que dan la sensación de sumergir al visitante en un mundo fantástico. No se trata de setos podados como en la película; Pizarraya y otros artistas europeos del llamado arte topiario fabrican primero unas estructuras de hierro con la forma deseada y luego las recubren con una enredadera denominada aligustro. La planta va creciendo alrededor de esa base durante año y medio, adaptándose a la forma para convertir el conjunto en una estatua verde y viva.

Foto bosqueencantado.net

El Bosque Encantado tardó unos tres años en formarse, abriendo al público hace poco, en julio de 2011. Un paseo por sus senderos permiten descubrir múltiples formas a través de rutas temáticas: aromática (con plantas que exhalan embriagadores olores, como el tomillo o la lavanda), mitológica (centauros, dragones, el monstruo del lago Ness), animal (animales típicos del bosque), el monte de los bonsáis (un túmulo de piedra cubierto por estos árboles enanos), el arte español (Don Quijote, un torero), etc.

Todo rodeado de especies variadas (hasta medio millar), desde árboles de todo tipo a cactus que forman un auténtico jardín botánico. Y hay también otros elementos decorativos que completan la visita: parques de columpios adornados con figuras de Disney, un laberinto central, el Montecillo de los Amantes (templete de madera con vistas panorámicas del valle) o puentes sobre cascadas naturales.

Foto bosqueencantado.net

El recorrido dura aproximadamente una hora, durante la cual uno se va topando con dinosaurios, bandas de música, un coche de caballos, guerreros de la Antigüedad a pie o en carros, barcos de vela, locomotoras de vapor…

La entrada cuesta 10 euros, que son 6 en tarifa reducida (mayores de 65 años y niños hasta 12 años). Abre de jueves a domingo entre las 10:00 y las 20:00 en primavera y otoño, hasta las 22:00 en verano y hasta las 18:00 en invierno. Se puede llegar en coche (hay aparcamiento) o en el autobús 551 desde Príncipe Pío.

Más información: El Bosque Encantado

  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.