Categorías
Cine Ocio

Abre en Nueva Zelanda el Green Dragon, un pub hobbit


Como ya sabrán, la trilogía de El señor de los anillos no sólo supuso un éxito cinematográfico sino que dio lugar a una exhaustiva explotación comercial del tema, como suele ocurrir con ese tipo de superproducciones.

La granja donde se rodaron las localizaciones de las escenas iniciales las que transcurrían en la aldea de Hobbiton, son hoy una especie de miniparque temático arreglado por Russell Alexander, su mánager, que desde su apertura al público ha recibido ya la visita de más de 300.000 turistas.

Está en el norte de Nueva Zelanda y, ahora, esa recreación de Hobbiton cuenta con un atractivo más que aumenta y diversifica la propuesta de ocio local: el Green Dragon Pub.

Como dice su nombre, se trata de un local donde tomar una cerveza o una copa durante la visita, pero lo realmente interesante del sitio, que subyugará a la legión de fans de la novela/película, es que ha sido construido semisubterráneo, siguiendo las pautas arquitectónicas hobbits.

Así, se aprovechó un talud para excavar y prolongarlo, de manera que el techo del local queda cubierto por la hierba del suelo del nivel superior, como pasa con el resto de casas. El suelo es de piedra, al igual que la chimenea, pero las estructuras y el mobiliario presentan la calidez acogedora de la madera, tallada en relieves cuando se trata de columnas o superficies grandes (el dragón verde del nombre se puede ver sobre la zona de la barra) o de uso práctico, como en los grandes toneles. Faroles de luz matizada iluminan la estancia lo justo para crear ambiente e incluso se han instalado mesas en el exterior. No, no hace falta que lo pregunten: las puertas son redondas.

El lugar, construido por un equipo de 80 personas bajo la dirección de Brian Massey, aprovechó el estreno de la nueva película de la saga, El hobbit, para abrir el pasado 1 de diciembre en una ceremonia en la que el primer ministro John Key cortó la cinta de inauguración con unas tijeras gigantes. Esperan incrementar un tercio más el número de visitantes.