Categorías
Arte

La iglesia medieval de Borgund


Hay a quien le aburre ver iglesias en sus viajes porque opina que son todas iguales. Al margen de lo disparatado que resulte esto, una visita a Noruega serviría para hacerle cambiar de opinión, aunque sólo fuera en lo concerniente a ese país. Ahí tienen la inconfundible imagen de la iglesia de Borgund, que nadie, absolutamente nadie, podrá decir que es igual a los demás templos cristianos.

En todo caso se parecerá a las otras 28 que hay de ese estilo, pero todas están localizadas en esa región escandinava. Allí las llaman stavkirkes y son de época medieval (finales del siglo XII), una muestra de la original arquitectura vikinga que utilizaba como material casi exclusivamente la madera. En este caso debidamente embreada para garantizar que no entrara el agua, de ahí el color oscuro que presenta.

Esta stavkirke se encuentra en la localidad de Laerdal, en el condado de Sogn of Fjordane, junto al bello fiordo de Sognenfjorden. Se halla en un recinto al que se accede pagando una entrada de 75 coronas y que al principio tiene un pequeño museo con fotografías antiguas y objetos religiosos, así como la inevitable tienda de souvenirs. Advertir que sólo se abre al público del 1 de mayo al 30 de septiembre.

Luego se llega al espacio abierto con un bajo muro de piedra dentro del cual están la iglesia, dedicada a San Andrés, la peculiar torre del campanario (se construían aparte, también en madera, por el peso de las campanas), un cementerio y el templo moderno, de característico color rojo noruego y erigido para conservar el anterior, que además se había quedado pequeño porque se usó hasta 1868.

La stavkirke de Borgund es la que mejor se conserva de las que quedan, si bien es cierto que ha sido sometida a restauraciones. Una gruesa puerta permite entrar y contemplar una nave con coro y ábside decorados con relieves y pinturas, así como un altar y una pila bautismal. Aunque lo más espectacular es su exterior, con esa techumbre escalonada rematada con torrecillas y las estilizadas cabezas de dragón que coronan el conjunto. Alrededor hay una galería arcada y cubierta que resguardaba de la lluvia a los fieles que no cabían dentro durante la misa; para que pudieran seguir el oficio se abrieron ventanas en las paredes.

¿Es o no es diferente?

Foto: xynt4x en Flickr