En mi review de Tempest hace unos días comentaba como Dylan lleva tiempo empeñándose en convertirse en un clásico, en la acepción musical del término. Esto era lo que escribía:

Una de las cosas que me llaman la atencion es el empeño de Dylan en convertirse en un clásico, como si nada hubiera ocurrido en la historia de la música desde hace cincuenta años, puenteando incluso su propia herencia musical. Esto viene siendo así ya desde hace una década, concretamente desde Oh Mercy, su último álbum moderno.

Hoy ha llegado mi copia de Tempest, en su versión Deluxe, y cual es mi sorpresa al ver que incluye una pequeña libreta para tomar notas, ilustrada con portadas de revistas antiguas en las que aparece o se menciona a Dylan. ¿Qué puede haber más clásico hoy en día, cuando todo tiende a ser digital, a la eliminación del papel, que un cuaderno de notas a la vieja usanza?

Dylan parece estar enviándonos un mensaje muy claro al respecto.

  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.