Museo de Miniaturas Militares de Jaca


Diorama de Waterloo/Imagen: Museo de Miniaturas Militares Ciudadela de Jaca

No siempre hay que salir de España para encontrarse museos de miniaturas. Pero como es verdad que hasta ahora casi todos los que hemos visto eran extranjeros, vamos con uno de aquí. El Castillo de San Pedro de Jaca, popularmente conocido como la Ciudadela, en una fortaleza del finales del siglo XVI construida por el ingeniero Tiburcio Spanoschi para Felipe II, que deseaba proteger la frontera aragonesa con Francia, aplicando los esquemas de la arquitectura militar más modernos de la época. Aunque sufrió daños durante la Guerra de la Independencia, una magnífica restauración realizada en 1968 permite que hoy un visitantes pueda disfrutar de todos los elementos característicos: foso, puente levadizo, baluartes, túneles, escarpas, cuarteles, polvorines…

Pero probablemente el mayor atractivo del lugar sea el Museo de Miniaturas Militares instalado allí en 2001 por el Ayuntamiento, trasladándolo desde su sede anterior en el Fuerte Capitán. Ahora está en uno de los cuarteles, presentando más de 32.000 figuras de plomo en 23 dioramas, escenarios históricos recreados todos a la misma escala (1:87) y ordenados cronológicamente en un total de 700 metros cuadrados.

El antiguo Egipto, las Guerras Médicas, el Imperio Romano, las Cruzadas, la Corona de Aragón, los Tercios españoles, la época napoleónica, la conquista del Oeste, las grandes guerras del siglo XX, las actuales unidades de montaña y el Ejército español desplegado en misiones humanitarias son algunos de los temas que se se pueden ver, disfrutando de su cuidada elaboración, su minucioso detallismo y los efectos sonoros y de luz que acompañan. También hay 4 pantallas panorámicas.

La colección fue formada en los años sesenta por un particular, Carlos Royo-Villanova, con las figuras Miniploms comercializadas por la empresa Alymer. En 1984 la adquirió el Ayuntamiento de Jaca y ahora se pueden contemplar en una visita guiada que dura algo menos de una hora, aunque también se puede hacer la visita libre con folleto o audioguía. Para ello hay que acercarse hasta la Ciudadela (avenida Primer viernes de mayo s/n) y sacar una entrada que puede ser combinada con el resto del castillo; las tarifas van desde 4 a 10 euros, si bien las hay familiares.