Las esferas concéntricas del Vaticano

Si visitamos Roma es lógico pensar que vamos a ver, sobre todo ruinas imperiales. Pero el patrimonio monumental de la capital italiana es tan extenso y rico que se pueden encontrar magníficas y abundantes muestras de arte de todas las épocas: Medievo, Renacimiento, Barroco… Incluso contemporáneo, alguna de cuyas mejores ejemplos se encontrarán, curiosamente, en El Vaticano.

El pequeño estado pontificio ha enriquecido sus inacabables museos y edificios con aportaciones de artistas actuales y seguramente uno de los ejemplos más emblemáticos sea la Sfera con sfera que decora el centro del Cortile della Pigna (Patio de la Piña). Este patio, así llamado por la gigantesca escultura de una piña -4 metros de altura- que hay al otro lado del Palacio Belvedere, es uno de los tres espacios que han quedado después de que el original, mucho más grande y diseñado por Bramante para esparcimiento de los papas (se decía que llegaron a celebrar corridas de toros allí), se viera reducido al construirse varias galerías de arte.

Sfera con Sfera, de Arnaldo Pomodoro / foto Iana-sh – Shutterstock

La esfera es obra de Arnaldo Pomodoro, un escultor y escenógrafo nacido en la Romaña en 1926, quien se la regaló a Juan Pablo II en 1990. Realizada en bronce, a través de una «rotura» muestra una esfera dentro de otra y diversos engranajes, metáfora, al parecer, de la destrucción que causaron los bombardeos aéreos en su localidad natal durante la Segunda Guerra Mundial. Por si la escultura no fuera lo bastante peculiar, además tiene movimiento, girando sobre sí misma cuando se la empuja.

Pomodoro se especializa, si se puede decir así, en poner su personal toque en espacios abiertos al aire libre. Muchas plazas de todo el mundo tienen obras suyas y la misma Sfera con sfera está multipresente, a través de copias, en varios lugares como el Trinity College de Dublín, la sede de la ONU en Nueva York, la Universidad de Berkeley o el Jardín de Esculturas de Washington, entre otros. Un toque llamativo para un espacio clásico que completa el uso de la plaza recuperando su sentido lúdico original.

Foto: Ondablv en Flickr