El Bosque de Piedra de Shilin

Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Probablemente uno de los paisajes más extraños y fantásticos que hay en la Tierra sea el Bosque de Piedra de Shilin, un conjunto de formaciones rocosas en forma de aguja originado por la acción kárstica sobre las calizas, a las que dio el aspecto de gigantescas estalagmitas.

Desde el aire aparenta lo que dice su nombre, un gran bosque laberíntico en el que las rocas grises sustituye al verde de los árboles con una imagen tan rara y enigmática que no parece obra de la Naturaleza sino del Hombre. Pero tiene una extensión de 350 kilómetros cuadrados, lo que descarta la mano humana tanto como su edad, 270 millones de años.

Foto DVD R W en Wikimedia Commons

Inevitablemente, hay unas cuantas leyendas sobre su origen. Una cuenta que una bella muchacha de la tribu sanyi llamada Ashima se convirtió en piedra por el conjuro lanzado por un ogro despechado por su rechazo matrimonial. Entonces los dioses replicaron esa forma creando un verdadero laberinto pétreo para que a lo largo de los siglos los amantes pudieran encontrarse allí a salvo de miradas indiscretas.

Y es que hay rocas de múltiples formas, algunas de ellas de apariencia humana y animal, además de grutas, lagos, cascadas e incluso otros «bosques» cercanos. Si se le añade el pintoresco Pueblo de los Cinco Árboles, de casas típicas hechas de barro y gavillas de cereal secando colgadas de las ramas para secar, no extraña que el lugar esté incluido en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 2007..

Entrada al bosque / foto Chenyun~commonswiki en Wikimedia Commons

Por cierto, esa montañosa tribu, una de las que componen la etnia yi, sigue viviendo en la región habiendo sustituido el modo de vida agrario por el turístico: son ellos los que venden artesanías a los visitantes y celebran eventos folklóricos para atraerlos.

El Bosque de Shilin está en la provincia china de Yunnan, a menos de un centenar de kilómetros de la ciudad de Kunming, que es el punto de partida para visitarlo: casi todos los hoteles organizan excursiones en autobús que tardan unas 3 horas en llegar, entre otras cosas porque paran en varias tiendas de souvenirs.