¿Quiere adoptar una cabina de teléfonos británica?

Quiere adoptar cabina teléfonos británica

El título de este post puede parecer una broma de doble significado pero no es así; hay que interpretarlo literalmente. Uno de los iconos más representativos de Gran Bretaña, sus célebre cabinas telefónicas rojas se pueden adoptar para evitar su destrucción.

Las nuevas tecnologías en materia de telefonía y comunicaciones tienen su lado bueno, evidentemente. Pero ya se habrán dado cuenta de que también han provocado cambios en nuestra vida, y uno de ellos es la práctica eliminación de las cabinas, ya que casi todo el mundo puede llamar hoy en día por su móvil o correo electrónico. Así, las cabinas tienden a desaparecer de las calles y, en el caso británico, nos quedamos sin el decorado de múltiples fotos turísticas.

Ha habido varios modelos pero el más popular fue el llamado K6, diseñado para conmemorar el 25º aniversario del reinado de Jorge V por todo un arquitecto, sir Giles Gilbert Scott. Era el año 1935 y se fabricaron 70.000 unidades de madera y cristal, pintadas de rojo y con la corona real sobre la palabra telephone, que fueron instaladas por todo el país. Muchas fueron sustituidas por otras más modernas pero de aspecto similar y si se viaja a Londres u otras ciudades inglesas aún se pueden ver. Eso sí, la mayoría medio desvencijadas y tapizadas con pegatinas de líneas eróticas.

No todas languidecen tan ignominiosamente. Algunas fueron recicladas para usos tan variopintos como atrezzo cinematográfico, duchas de jardín o bibliotecas. Este último caso, visitable en el pueblo de Westbury-sub-Mendip (Somerset) como la biblioteca más pequeña del mundo, con 150 libros y DVD, es un ejemplo de la campaña propuesta por la operadora British Telecom: adoptar una cabina. lo mismo ocurrió en Settle (North Yyorkshire), donde una roja cabina es ahora una minigalería de arte en la que expuso el guitarrista de Queen Brian May.

Si alguien desea tener la suya no tiene más que ponerse en contacto con British Telecom y pagar la tarifa estipulada: una libra (1,25 euros), que serán 600 para los ayuntamientos que se apunten. Luego sólo quedará escoger entre las 4.500 amenazadas -del total de 12.000- porque su mantenimiento no resulta rentable. Eso sí, hay que darse prisa porque el plazo acaba el sábado 1 de octubre.

Foto: emirates 247