Museo del Chocolate de Astorga

Museo Chocolate Astorga

Aunque hoy en día es el café la bebida que parece haberse impuesto, hasta bien entrado el siglo XX en España lo que se tomaba de forma generalizada era el chocolate. Con churros, porras, picatostes o solo, pero chocolate, que no en vano era un derivado de un valioso producto que venía del ultramar colonial: el cacao. Luego se impuso el márketing cafetero y últimamente los anglosajones intentan difundir el té.

El caso es que el chocolate se convirtió en un producto fundamental para Astorga al impulsar una pequeña industria local que además se vio beneficiada por la mejora decimonónica de la red viaria que comunicaba esta población leonesa con Madrid. Así fue cómo en los primeros años del siglo XX llegó a funcionar en la comarca casi medio centenar de fábricas, si bien ya había talleres desde el XVII. De hecho la tradición cuenta que el cacao llegó a Astorga un siglo antes, con la inclusión de algunas semillas en la dote de la hija de Hernán Cortés, cuando ésta se casó con el marqués de Astorga.

Para recuperar el patrimonio industrial y conservar el recuerdo de la tradición chocolatera, José Luis López fundó en 1994 el Museo del Chocolate, con una rica colección de maquinaria de época y material diverso que incluye, cartelería, planchas de anuncios, cromos, piedras de amasar cacao, molinillos, etiquetas, envoltorios de tabletas, etc. Es la mejor colección de España y la segunda de Europa.

Todo este material fue inventariado en 2002 por el Ayuntamiento, que adquirió el museo 3 años más tarde para que fuera público. La sede era un almacén que perteneció al fundador, si bien está previsto su traslado a un edificio histórico rehabilitado, una fábrica que también fue residencia del chocolatero Magín Rubio González.

Pero de momento la visita se hace en la sede actual de la calle José María Goy 5. En sus 4 salas se muestra al público cómo es la planta del cacao, el proceso de elaboración, los utensilios para tomar el chocolate, lo relacionado con la publicidad y su difusión, etc. Y lo mejor de todo es que la entrada, que cuesta 2,50 euros (2 para mayores de 65 años y menores de 18, gratis menores de 10), incluye una cata y degustación de chocolates astorganos.

El horario de apertura es de martes a sábado de 10:30 a 14:00 y de 16:30 a 19:99, y de 10:30 a 14:00 los domingos y festivos. Lunes cerrado.