Gastronomía

La pirámide de Chichén Itzá con 8 toneladas de chocolate

La pirámide de Chichén Itzá con 8 toneladas de chocolate 3 julio, 2012

Licenciado en Historia y diplomado en Archivística y Biblioteconomía. Fundador y director de la revista Apuntes (2002-2005). Creador del blog El Viajero Incidental. Bloguer de viajes y turismo desde 2009 en Viajeros. Editor de La Brújula Verde. Forma parte del equipo de editores de Tylium.

Reproducen pirámide Chichén Itzá 8 toneladas chocolate

En alguna ocasión hemos hablado aquí de Chichén Itzá, la fabulosa ciudad maya que se conserva al norte de la península del Yucatán (México) y constituye uno de los principales atractivos turísticos de la zona al ser Patrimonio de la Humanidad y una de la nuevas Maravillas del Mundo. Y más concretamente, reseñábamos la pirámide de Kukulkán, donde la llegada de los equinoccios ofrece el mágico espectáculo de ver descender al dios por la escalinata

Este 2012, además, se celebra el final del ciclo del calendario maya, por lo que está doblemente de actualidad. Por eso el Qzina Institute of Chocolate & Pastry de Irvine, California (EEUU) ha organizado una sorprendente exposición: una réplica de ese magnífico teocalli realizado íntegramente de chocolate. Es 13 veces más pequeña que la original pero aún así tiene unas dimensiones más que considerables, pues pesa nada menos que 8,27 toneladas.

Teniendo en cuenta que no son toneladas de piedra sino de chocolate, las proporciones impresionan. Tanto que la dulce pirámide ha sido registrada en el Libro Guinness de los Récords como la más grande del mundo… hecha de chocolate. Algo que resulta curioso si se tiene en cuenta que este producto es originario precisamente de México, donde era alimento común y sus semillas se utilizaban como moneda.

El arquitecto-pastelero autor de la obra, Francois Mellet, empleó 400 horas en hacerla. el objetivo es celebrar el 30º aniversario del Qzina Institute y, jugando con lo del calendario maya, permanecerá expuesta hasta el 21 de diciembre para quien quiera sentir cómo se le hace la boca agua.

En este enlace se puede ver el fascinante proceso de fabricación (¿o habría que decir construcción?). El resultado es detallista hasta el extremo de reproducir los relieves de las paredes e incluir figuras a escala de sacerdotes mayas.

Más artículos de Gastronomía

Sevilla en un plato

Buscar un restaurante en Sevilla es una tarea complicada. No porque no los haya buenos sino, muy al contrario, porque es difícil elegir entre la gran...

Send this to a friend