Guías de viaje con lugares insólitos y secretos

Guías viajes lugares insólitos secretos

Los tiempos cambian. Y con ellos las comunicaciones. Ante la catarata de información que hoy en día puede encontrar un turista sobre cualquier destino las librerías -no digamos ya en Internet-, las editoriales tienen que buscar en sus publicaciones un carácter diferencial: hay muchísimas guías de viajes generalistas que pueden suministrar importante información, por lo que el objetivo pasa a ser otro nicho de interés, el de aquellos que buscan algo distinto.

Evidentemente, la mayor parte de los que visitan un lugar busca lo más representativo. Pero ¿qué pasa si ya lo conocen? ¿Si ya han estado allí varias veces y tienen fotos y vídeos de la Catedral, del museo, de la plaza? Incluso aunque fuera su primera estancia, seguro que hay más de uno que prefiere completar su visita con alguna cosa original que conozcan pocos.

Algo así es lo que plantea la editorial francesa Jonglez (aquí Michelín España y Portugal) con su colección de guías de lugares insólitos y secretos. Hace tiempo que se comercializan varias como la de Hoteles insólitos que elaboraron Óscar Elías Aual y David Revelles, en la que reseñan un buen número de alojamientos de la Península Ibérica que tienen un toque especial. Pero también las hay de ciudades y sus dos últimos lanzamientos, ambos este año, son Nueva York insólita y secreta , de T.M Rives, y Florencia insólita y secreta, de Niccolo Rinaldi. Se unen así a Londres, París, Madrid, Lisboa, Barcelona…

En palabras del editor, «guías insólitas escritas por los habitantes, para los habitantes y los viajeros curiosos. Los lugares que aparecen en estas guías, que no figuran en otras guías tradicionales, son insólitos y desconocidos, y permiten descubrir la ciudad, saliéndose de los caminos trillados». Y, añado, con profuso acompañamiento fotográfico.

El lector tendrá ocasión de incluir en su programa de viaje bibliotecas temáticas, galerías de arte escondidas, cementerios desconocidos, restaurantes ilegales, estatuas con curiosas historias, sitios raros o célebres por salir en el cine y un sinfín más de sorpresas que permiten dar un enfoque nuevo al destino elegido para las vacaciones.