Crean música siguiendo la teoría de la evolución de Darwin

Robert MacCallum y Armand Leroi son las mentes que están detrás del proyecto DarwinTunes, un curioso experimento en el que cualquiera puede participar, y que pretende demostrar que la música, al igual que el mundo animal y vegetal, también es producto de la evolución. Aquellas melodías que son buenas son replicadas, copiadas y modificadas por las generaciones siguientes, perpetuándolas y dando lugar a nuevas composiciones. Algunas copias o mutaciones serán buenas, mientras que otras serán malas y por tanto desechadas. Este proceso, que se lleva produciendo desde hace cinco mil años, es el que nos ha proporcionado la cultura actual.

Para probar su teoría comenzaron por extraer los parámetros básicos de algunos hits musicales, y combinarlos en un sonido, que va evolucionando según es expuesto a los gustos de los usuarios. Estos actúan como un filtro que va aceptando o desechando partes y sonidos, de modo que con cada generación del sonido final este se va refinando.

Cada track está basado en un loop de unos 8 segundos que se basa en un genoma digital que determina las notas que deben ser usadas, los instrumentos, el tempo, etc. La mezcla de loops produce variaciones y mutaciones, y así se van creando las canciones. De este modo se imita la forma en que los seres vivos se desarrollan y mutan, pero también la manera en que los compositores mezclan estilos musicales para dar lugar a nuevas obras.

Cada loop puede ser escuchado en la web del proyecto, y los usuarios pueden indicar si les gusta o no. Ello dará lugar a nuevos loops más ajustados, descartando los menos agradables a los usuarios.

El problema que yo veo en todo esto es que el gusto musical no es innato ni similar en todas las personas, y depende de muchos factores como la educación, la capacidad de abstracción, el nivel cultural, la adaptación del oído, la situación coyuntural, etc. Si se dan cuenta muchas obras maestras son inicialmente rechazadas por el gran público, mientras que muchos hits del momento suelen caer en el olvido pasados los años.

Aplicar los parámetros de la evolución a una disciplina artística (y en cierto modo matemática) como la música, es como intentar aplicar un modelo científico a la poesía.

Sitio Oficial | DarwinTunes
Vía | DiscoverMagazine