Los barcos mercantes del futuro podrían usar velas para ahorrar combustible

Los barcos mercantes del futuro podrían usar velas para ahorrar combustible

Barco mercante velas 1

El proyecto Wind Challenger, presentado recientemente en Japón, pretende ahorrar el consumo de combustible en los barcos mercantes con una solución ingeniosa: usando velas.

Desarrollado por la Universidad de Tokio, el proyecto propone dotar a los grandes barcos mercantes de velas de 20 metros de ancho y 50 metros de altura, para aprovechar al máximo la fuerza del viento. En las pruebas y simulaciones realizadas hasta el momento los resultados indican que de ese modo se podría ahorrar hasta el 30 por ciento de combustible al año, con el consiguiente beneficio para el medio ambiente.

La tecnología actual permite crear esas velas de 50 metros de altura, e incluso controlarlas automáticamente y de manera individual, con lo que el ángulo de cada una podría ser ajustado para obtener el máximo de fuerza propulsora. Como las antiguas velas que usaban los barcos hasta la llegada de la navegación a motor, estas también se pueden plegar y recoger cuando no sean necesarias o cuando las condiciones metereológicas no aconsejen su uso.

El material para fabricar las velas sería aluminio y fibra de plástico, lo que les daría rigidez, muy similar a las alas de un avión. Su uso tendría una consecuencia directa en las rutas de los barcos, ya que en lugar de elegir la ruta más rápida se podría elegir aquella en que hay más corrientes de viento, con el fin de ahorrar combustible.

El coste de las velas, que costarían unos 2 millones y medio de dólares cada una, podría ser recuperado en unos 5 a 10 años, lo que no parece mucho para la vida media de un barco mercante.