La fantástica y divertida Corte del Agua, en Dresde

Imagen: Dieter Ludwig Scharnagl en Pixabay

La ciudad alemana de Dresde ha pasado a la Historia fundamentalmente porque durante la Segunda Guerra Mundial fue casi arrasada por las bombas incendiarias que arrojaron los aviones aliados sobre ella. Sin embargo, antes fue uno de los lugares de Europa con mejor representación de arquitectura barroca y rococó.

Hoy en día, Dresde ha sido rehabilitada y es famosa por su gran preocupación ecológica, llegando a tener el 60% de su superficie ocupada por zonas verdes. Una combinación de todo esto, arquitectura, arte y ecología, se puede considerar la Regenwasserspiel o Corte de Agua. Entendiendo por corte la referencia al domicilio real, no el verbo.

Imagen: broesis en Pixabay

Consiste en un sencillo edificio de fachada azul y verde en la que se ha instalado un original y atípico sistema de canalones y tuberías que va conduciendo el agua de lluvia hacia el suelo de una forma cacofónica y visualmente divertida -algunos tienen forma de instrumentos musicales-, saltando de un elemento a otro hasta brotar ya abajo en forma de chorros, como una fuente.

Es un diseño realizado en 1999 por Heike Bottcher para la granja colectiva Kunsthof Passage. Los artistas Annette Paul, Christopher Rossner y André Temple se inspiraron para ello en el Teatro de Lluvia de San Petersburgo, aunque tienen otras obras similares con motivos diferentes y nombres igual de sugestivos: la Corte de las Criaturas Míticas y la Corte de la Metamorfosis.