Categorías
Ciencia Ecología

La desembocadura de los ríos podría producir el 13 por ciento de la energía mundial



Un equipo de investigadores de la Universidad de Yale acaban de llegar a las mismas conclusiones que sus colegas de Stanford que el año pasado estudiaron la posibilidad de obtener energía de la desembocadura de los ríos.

Según Ngai Yin Yip y Menachem Elimelech, del departamento de Ingeniería Química y Medioambiental de Yale, la desembocadura de los ríos podría producir suficiente energía para abastecer las necesidades de 500 millones de personas. Esto sería posible utilizando el proceso de ósmosis retardada a presión que se produce cuando los ríos vierten sus aguas al mar. Este tipo de energía, al que se denomina Energía Azul, se obtiene por la diferencia de concentración de la sal entre el agua del mar y el agua del río, una técnica que data de 1954 y que desarrollaron ya Norman y Loeb en los años 70:

Consiste en la permeación de agua de una disolución de baja salinidad a otra de gran salinidad presurizada, la energía se obtiene al despresurizar el permeado en una turbina. Se trata de una energía renovable que no presenta los problemas de discontinuidad de la eólica o la solar.(vía mi+d)

Sólo con aprovechar una décima parte de esa energía se podría generar el 13 por ciento de las necesidades mundiales, y además la generación no requiere de combustible, por lo que es sostenible y no emite dióxido de carbono. La misma cantidad de energía eléctrica producida por plantas alimentadas con carbón liberarían aproximadamente mil millones de toneladas métricas de gases tóxicos al año.

La primera planta de producción de energía de este tipo ya se encuentra en funcionamiento en Noruega desde el año 2009. Sin duda una buena noticia para los países que disponen de costa marítima y abundantes ríos.

foto por Manuel M. Ramos