Gauteng, la ‘cuna de la Humanidad’

Aunque el concepto es discutible, porque lo reclaman muchos sitios y hay que entenderlo más bien como reclamo turístico, un lugar de Sudáfrica se autodenomina Cuna de la Humanidad. Se trata de Gauteng, a una hora aproximada en coche de Pretoria y Johannesburgo. Allí se ha organizado un gran complejo de 474 kilómetros cuadrados compuesto por varios yacimientos arqueológicos, las Cuevas de Sterkfontein y el centro Maropeng.

Inaugurado en 2005, tras una serie de obras de habilitación, por el propio presidente sudafricano, Thebo Mbeki, el sitio no sólo se ha convertido en uno de los principales atractivos del país para los visitantes sino que está catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1999.

Sterkfontein es un conjunto de grutas de roca caliza donde aparecieron fósiles de homínidos desde su descubrimiento a finales del siglo XIX. Allí se encontraron, en 1936, restos de un Australopitecus africanus que sirvieron para establecer esta nueva especie, corroborando lo que había propuesto Raymond Dart 8 años antes con el hallazgo del Niño de Taung. En 1947 también se desenterró un cráneo casi completo de Piesantropus traansvalensis y, en 1997, otro esqueleto, que no son más que una muestra del medio millar de restos aflorados con edades de más de 3 millones de años.

Cueva de Maropeng

En cuanto a Maropeng, se compone de un museo, un hotel de lujo, 3 restaurantes, un anfiteatro al aire libre para 5.000 personas, una tienda, un mercado de artesanía y varias instalaciones para eventos culturales. El museo es un centro de visitantes con forma de túmulo cubierto de hierba bajo el que hay 2.500 metros cuadrados de exposiciones interactivas sobre antropología; de hecho, el nombre significa «Regreso al lugar de origen» en setswana, un dialecto local.

La visita empieza con un paseo subterráneo en barca contemplando una reconstrucción del principio de la Tierra y luego se centra en nuestros ancestros, la fauna primitiva, el uso del fuego, la evolución del cerebro, el bipedismo, etc. Abre a diario entre las 9:00 y las 17:00 y, junto con las cuevas, una excursión puede llevar varias horas, así que hay que dedicarle el día completo.