Categorías
Eventos

El Carnaval silencioso de Nadur


El Carnaval ya está aquí. Máscaras, disfraces, plumas, diversión, fuegos artificiales y… silencio, en el caso de Nadur. Bueno, no un silencio absoluto, claro está. Pero empecemos por el principio. Este sábado, 12 de febrero, empieza el Carnaval de Nadur, una localidad de la isla de Gozo, en Malta, de apenas 5.000 habitantes que ha conseguido dotar a estas fiestas de unas características exclusivas.

Desde el sábado 12 hasta el Miércoles de Ceniza, el 22, en Nadur se puede vivir un juego originario del siglo XVIII llamado Kukkanja. Es similar a la piñata: una estructura cónica (un mástil con red alrededor) se cubre con ramas entre las que se cuelgan jamones, embutidos y pollos. A una señal todos se lanzan a intentar llevarse algo, siendo el mejor premio para el que llega hasta lo alto y coge un globo con los colores del Gran Maestre de la Orden de San Juan.

Por supuesto, tampoco faltan los disfraces, las carrozas, el colorido, la música y la alegría de otros lugares, pero adoptando una originalidad particular. Y es que el Carnaval se impuso aquí de una forma un tanto especial, por iniciativa individual de la gente en 1995. De hecho, salvo las labores básicas del Ayuntamiento, se puede decir que no hay ningún organizador oficial: ni agrupaciones, ni instituciones. Se carece de reglas y eso dota al evento de una espontaneidad propia y definitoria, sin desfiles ni actos.

Sólo hay que ponerse un disfraz o una careta y salir al anochecer para igualarse a cualquier nativo, siempre que el aspecto sea los suficientemente grotesco. Porque otra de las peculiariedades del Carnaval naduriano es el tono extraño, enigmático, casi macabro, que revisten unas calles a las que, además, se les rebaja la iluminación. Y todo subrayado con una curiosa costumbre o actitud de la gente: hablar poco para mantener oculta la identidad, de ahí que a veces se llame al de Nadur como Carnaval Silencioso, quizá algo exageradamente.

Para hacerse una idea de su importancia, en 2005 Nadur fue elegida Capital Mundial del Carnaval por la Federación de Ciudades.