Categorías
Ecología

Proyecto Venus, la Utopía del siglo XXI


A pesar del nombre y la imagen de cabecera el Proyecto Venus no es un plan para colonizar ese planeta ni el título de una película de ciencia ficción. Bueno, puede que haya algo de esto último en opinión de los más críticos, pero en realidad se trata de una organización creada por Jacque Fresco y Roxanne Meadows en 1995 (aunque a partir de bocetos 20 años anteriores) que debe su nombre al lugar donde está su sede, Venus (Florida).

Allí se ha levantado un complejo con una decena de edificios, diseñados por el propio Fresco, que pretende ser una especie de versión actual de Utopía, aquella ciudad ideal que imaginó Tomás Moro en el siglo XV. El objetivo es aplicar un plan, factible en su opinión, quimérico en la de otros, de cambios que permitan mejorar la sociedad, basándola en criterios globales y sostenibles a través de una economía centrada en el aprovechamiento y distribución equitativa de los recursos naturales.

Esos cambios deberían ser en todas las estructuras establecidas y en todos los sistemas para avanzar hacia una civilización pacífica donde sobrarían el dinero, las guerras, la política, la religión, el delito… Dicho en palabras del propio Fresco: «La Tierra como una herencia común de todo el mundo».

El proyecto incluye una red de ciudades sostenibles, la máxima eficiencia energética, la creación de granjas colectivas, una adecuada administración de los recursos, el uso optimizado de la tecnología y otras iniciativas para hacer frente a los problemas de hoy (calentamiento global, hambre, pobreza, paro, etc) con soluciones de hoy. Pueden llamarle soñador, como cantaba John lennon.