Categorías
Destinos

Las sorprendentes Rocas Moeraki


En la playa de Koekohe, entre las localidades neozelandesas de Moeraki y Hampden, el viajero puede contemplar uno de los espectáculos naturales más sorprendentes de la Tierra. Toda la costa está inundada de enormes rocas esféricas que asemejan huevos de algún animal gigantesco o atrezzo de alguna película de ciencia-ficción.

Son las llamadas Rocas Moeraki, y su origen está perfectamente estudiado, aunque siempre hay quien quiera buscarle el misterio que no tienen, como podrán comprobar por la cantidad de páginas sobre pseudociencia que las incluyen entre los «mayores misterios del mundo». Se formaron por efecto de la erosión, que dejó al descubierto rocas de barro, fino limo y arcilla, cimentadas por efecto de la calcita desde el Paleoceno.

Las leyendas maorí las explican como los restos petrificados del naufragio de la mítica canoa Arai-te-uru, e incluso hay una que dicen ser el propio cuerpo del capitán.

Las piedras fueron descritas por primeras vez en 1850 en numerosos artículos científicos, y han sido muy populares desde entonces, convirtiéndose en la actualidad en una de las principales atracciones turísticas de la zona.