Vacaciones por cámara web

Vacaciones por cámara web

Vacaciones cámara web

No siempre se puede llegar a conocer en persona ese lugar soñado al que uno siempre ha deseado ir. Si está muy lejos es más que probable que el precio sea excesivo, al menos para el bolsillo medio. Pero a veces ni el dinero puede pagarlo todo: por ejemplo, la Estatua de la Libertad se cierra durante un año para su restauración y da igual lo que uno esté dispuesto a pagar porque no podrá entrar (sobornos aparte, claro).

En un sentido similar, a mí siempre me ha apetecido subir a la cima del Everest y contemplar el mundo desde su techo. Como no tengo ni la preparación física, ni la técnica alpinista, ni experiencia en grandes cotas, ni los miles de euros que costaría organizar la expedición más sacar la licencia en Nepal, me tengo que aguantar.

Mejor dicho, tenía. Porque ahora es posible acceder a esa visión desde los mágicos 8.900 metros gracias a una cámara web (una M12 de la empresa alemana Mobotix que funciona con energía solar y aguanta las peores condiciones climatológicas) que ha instalado un equipo de montañeros italianos a través del proyecto llamado Share Everest 2011. Bueno, para ser exactos la webcam está a 5.600 metros, en el vecino pico Kala Patthar, y lo que muestra es la cumbre del propio Everest con actualización de imágenes cada 5 minutos (sólo de día). Pero tampoco me voy a poner exigente.

Por cierto, también han puesto cámaras -4 exactamente- en lo alto de Miss Liberty para ver Nueva York en directo. Es una auténtica moda porque las hay en muchos más sitios: La Meca, el lago Ness… A grandes males grandes remedios.