Graffitis con musgo

Graffitis con musgo

¿Creían que estaba todo inventado? Pues de vez en cuando se encuentran cosas nuevas y originales. Ésta que vamos a ver, por ejemplo, es insólita y atractiva. Ya saben que desde hace un tiempo se ha puesto de moda cubrir las paredes de los edificios con tapices vegetales así que ¿por qué no darles forma? Sería como aplicar graffitis pero evitando el aspecto de fábrica abandonada en beneficio de algo más bonito y ecológico.

En un sitio web llamado Stories From Space explican una serie de instrucciones para hacer inscripciones con una masa formada, básicamente, por musgo. La fabricación es casera y no requiere apenas dinero ni tiempo. Basta con reunir una cerveza, media cucharadita de azúcar, un buen puñado de musgo natural, un mezclador como el que se usa en pintura, un contenedor de plástico con tapa y una brocha.

Sólo hay que mezclar bien la materia prima para formar una especie de pasta cremosa y elegir un muro que no esté muy expuesto al sol, ya que el musgo crece mejor a la sombra y con humedad. Se puede aplicar con la mano o con brocha, libremente o utilizando un molde para dar la forma deseada.

Luego hay que regar regularmente durante un mes, pasado el cual el Moss graffiti, que es el nombre que le han dado, empezará a echar raíces. Ni siquiera es necesario abonarlo; al contrario, el musgo crece mejor por su cuenta. El resultado se ve en la foto, por ejemplo: letras, formas, animales…