El Gran Hotel que nunca lo fue

Palacio de la Magdalena
Palacio de la Magdalena

La serie televisiva «Gran Hotel» ha puesto de moda la imagen del Palacio de la Magdalena en Santander. Aunque en la serie tan solo aparezcan los exteriores del palacio -ya que todas las escenas interiores se ruedan en estudio- las visitas a este histórico edificio se han multiplicado. La mezcla de los estilos inglés, francés y las pinceladas del montañés hacen del Palacio de la Magdalena un edificio singular que preside majestuoso la Bahía de Santander.

Y a pesar de lo que la ficción pueda hacernos pensar, el Palacio de la Magdalena nunca ha sido un hotel. Se construyó a principios del siglos XX como regalo de la ciudad de Santander al rey Alfonso XIII. La familia real tomó posesión del palacio en 1.913 siendo aquel su primer veraneo en la capital cántabra, costumbre que se repitió año tras año hasta 1.930. La llegada de la realeza a Santander para el tradicional «veraneo», convirtió Santander en destino turístico para las clases mas pudientes de la época, consagrando los tradicionales «baños de ola». Al poco tiempo se construyeron las Caballerizas Reales dentro de la propiedad del palacio e incluso se fundó el Club de Polo, deporte al que el monarca era gran aficionado y acostumbraba practicar durante sus vacaciones.

Actualmente es utilizado para recepciones, actos de diversa índole e incluso se ofician bodas. Pero si tras observar el palacio en televisión deseamos conocer sus interiores, no tenemos mas que aprovechar las visitas guiadas que se organizan. Así que ya disponemos de una perfecta excusa para escaparnos hasta Santander y disfrutar de uno de sus muchos atractivos turísticos.

Imagen de Trico741