Loi Krathong, el festival tailandés del loto

Loi Krathong, el festival tailandés del loto

Loi Krathong festival tailandés loto

Hace tres semanas, en concreto el día 10, se celebró una de las fiestas más importantes de Tailandia, el Loi Krathong. Es muy parecida al Diwali hindú pero sustituyendo sus divinidades por Buda, pues fueron monjes de esta religión quienes la introdujeron en el país, aunque sirve para lo mismo: festejar la llegada del monzón, cuyas lluvias fertilizan la tierra.

La costumbre es echar al agua pequeñas balsas en forma de flor de loto con una vela encendida, flores e incienso. También se colocan objetos personales porque se irán con la corriente en una clara metáfora de dejar atrás lo viejo y abrirse al año que entra. Dicha tradición tiene su origen en la leyenda (siglo XVI) de la princesa Nang Noppamas, que habría sido la primera en echar al agua esos faroles flotantes en honor de la diosa acuática Phra Mae Khongkhay.

El caso es que en la actualidad los particulares siguen haciéndolo masivamente pero, además, instituciones públicas y privadas botan grandes barcos iluminados y de recargada decoración que sirven tanto para dar al festival un revestimiento de espectáculo (hay fuegos artificiales, concurso de belleza y danzas folklóricas) como para atraer turistas.

La fiesta se vive en todas partes donde hay mares, lagos o ríos. Este año la provincia de Udonthani construyó una gran embarcación en forma de loto gigante -el capullo central medía 7 metros de altura y los pétalos le proporcionaban un diámetro de 12-. Alambre y lienzo endurecido formaban la estructura que fue echada al pantano de Nong Prajut para pedir a la diosa que contenga sus crecidas.

El diseño del artilugio corrió a cargo del estudio Apostrophy’s, que incluyó un sistema audiovisual que proyecta imágenes multicolores sobre las hojas.