Categorías
Historia

Huesos de vacas gigantes en las iglesias inglesas


Algunas iglesias y capillas inglesas y galesas albergan en su interior o paredes exteriores, ostentosos huesos de tamaño ciertamente grande. Probablemente pertenecen a ballenas capturadas hace siglos, aunque en algún sitio se habla también de la posibilidad de osamentas de elefantes. No obstante, la creencia tradicional en todos los casos es que se trata de los huesos de una vaca gigante (Dun Cow).

Dicha vaca habría pertenecido a un gigante de Mitchell’s Fold en Shropshire. Y tenía como cualidad principal que su leche nunca se acababa, por lo que podía alimentar perfectamente a toda una comarca. Cierto día la vaca enloqueció, por lo que hubo que darle muerte. Según unas leyendas por un grupo de arqueros, y según otras, las más extendidas, por Guy of Warwick, uno de los principales héroes del romancero popular británico.

Este Guy of Warwick era una suerte de Hércules inglés, que habría realizado largos viajes matando dragones, gigantes, serpientes y a la mencionada vaca. En la capilla de Foljambe, en la iglesia de Chesterfield, hay uno de los huesos gigantes, que mide unos 2,26 metros de largo, suspendido sobre una tumba que los lugareños identifican como la tumba de Guy of Warwick.

Pero también en la Capilla del propio Guy of Warwick, situada a poco menos de 2 kilómetros de la localidad de Warwick, hay un hueso del mismo tipo, de unos 1,98 metros de longitud.

Y en la Iglesia de St.Mary Redcliff, en Bristol, encontramos otro ejemplo similar. Allí dicen que el hueso perteneció a una vaca gigante que proveía de leche a toda la ciudad. E incluso hay una pintura en la que se puede ver la figura de un hombre acompañado de una vaca, que se identifica, evidentemente con Guy of Warwick.

Existen más ejemplos donde las leyendas se entrelazan, y otras donde se afirma que el hueso pertenece a una ballena (lo más probable) en lugar de a una vaca gigante.

En cualquier caso, Isaac Taylor ha propuesto una interpretación de la historia de Guy of Warwick y la vaca gigante. Parece ser que el nombre de la vaca, Dun Cow, es una corrupción de Dena Gau, que vendría a significar en lengua germana Región Danesa. Por tanto, lo que habría hecho Guy of Warwick sería vencer a los daneses y recuperar la ciudad de Warwick, en vez de cargarse a una pobre vaca gigante.

Quizá los huesos de ballena o del animal que sean se colocaron en las iglesias para conmemorar la hazaña, pero poco a poco se fue olvidando el motivo real para dar paso a una nueva interpretación legendaria, que es lo que suele suceder con los mitos.

foto por Dogfael