"Caminos", el yin y el yang infantil de Fuerteventura

«Caminos», el yin y el yang infantil de Fuerteventura

Caminos yin yang infantil Fuerteventura

Esos niños de la foto que miran el cielo con espectación no son tales sino figuras de terracota que forman parte de un grupo escultórico llamado Caminos, obra de la cubana Lisbet Fernández Ramos. Se pueden encontrar en una rotonda que hay justo antes de la playa Gaviotas, en la península de Jandía (Fuerteventura), y se han convertido en uno de sus atractivos turísticos.

Hay dos grupos de 15 individuos cada uno, de ambos sexos, a tamaño natural y aposentados sobre un suelo de picón, una roca volcánica. La autora quiso hacer una reflexión sobre el crecimiento humano y situó ambos dándose la espalda sobre dos terrenos diferentes, uno más oscuro que el otro. Si se sube a un promontorio cercano para verlos desde los alto se podrá comprobar que el conjunto es un gran yin-yang.

El efecto es un tanto enigmático, recordando por momentos aquella película, El pueblo de los malditos, a pesar de los rostros sonrientes de las estatuas. Porque lo gracioso del asunto es que Lisbet utilizó retratos de niños de la zona cedidos voluntariamente por sus padres, por lo que cada figura corresponde a una persona real.