Categorías
Arte Museos

Belleza, moralidad y voluptuosidad en la Inglaterra de Oscar Wilde


Casi todos los que visitan el Museo de Orsay salen encantados; es lo que tiene el arte impresionista, que contrariamente a sus inicios hoy es el que más gusta en términos populares. Pero, además, este centro organiza exposiciones temporales y ahora precisamente ofrece una tan singular como su propio título: Belleza, moralidad y voluptuosidad en la Inglaterra de Oscar Wilde.

El gran público conoce del arte inglés poco más que los retratos de Holbein y Van Dyck o los paisajes de Gainsborough, Turner y Constable. Pero a lo largo del siglo se sucedieron dos importantes movimientos: en la primera mitad el romántico, con pintores de la categoría de William Blake, John Martin o Henry Füssli; en la segunda los prerrafaelitas, que conservaban parte de ese romanticismo en temas pero dándoles un tratamiento más realista y elegante, casi lánguido.

Este último estilo es el que ocupa la etapa de la reina Victoria y en el que se centra la muestra francesa: un período en el que brillaban los laureles imperiales pero que, a la vez, tenía un sórdido contexto de puritanismo, degradación medioambiental por el smog de las fábricas y las miserias sociales que paradójicamente llegaban de la mano de la Revolución Industrial.

En la empresa participaron representantes de todas las artes: pintura, escultura, arquitectura, literatura, fotografía… Y si hay que mencionar nombres, ahí están el Wilde del título junto a Dickens, Lewis Carroll, Burne-Jones, Gabriel Rossetti, Waterhouse, etc. Hay tiempo para solazarse con sus obras: hasta el 15 de enero de 2012. Así que todavía tienen tiempo de buscar vuelos baratos a París.