Categorías
Destinos

Las cuevas de Isla Elefanta


Isla Elefanta es una pequeña lengua de tierra de menos de 2 kilómetros de longitud que se halla en el mar Arábigo, a 10 kilómetros de la costa oeste de la India.

Se suele llegar en lancha desde Bombay, trayecto que lleva aproximadamente una hora, y tiene como principal atractivo un sistema de cuevas excavadas en la roca basáltica de las dos colinas que la dominan; aparecen en la novela El filo de la navaja, de Sommerset Maugham.

Foto Pallavi.sam en Wikimedia Commons

En realidad el nombre original de la isla era Gharapuri (Ciudad de las cuevas) pero los portugueses la rebautizaron en el siglo XVI por la figura de un paquidermo que decoraba el puerto, actualmente conservada en los jardines Jijamata Udyaan de Bymulla, en el centro de Bombay, donde está situado el zoo.

Foto Rakesh en Wikimedia Commons

Las grutas fueron construidas entre los siglos V y VIII d. C, aunque la atribución es incierta, inclinándose por los Chaluyka, los Kalacuri o los Rashtrakuta. En cualquier caso, dos de ellas eran budistas y otras cinco hindúes, estando ambos tipos llenas de estatuas, relieves, estructuras arquitectónicas y policromía.

Foto Udaykumar PR en Wikimedia Commons

La caverna más importante es la de Mahesha-Murti, de 27 metros cuadrados y dedicada a Shiva, dios que aparece destacado como Trimurti, es decir, con tres cabezas. Pero en todas ha sido necesaria una restauración por el mal estado que presentaban.

Para protegerlas debidamente, la UNESCO las declaró Patrimonio de la Humanidad en 1987.