Por qué me gusta Google+

Después de unas horas de trastear con Google+ lo cierto es que me está gustando, y mucho. Google parece haber puesto aquí todas, o casi todas, las lecciones aprehendidas de anteriores fracasos, como Wave, o aberraciones como Buzz, para crear algo que parece Facebook, pero no lo es.

Para empezar, la gestión de las notificaciones está resuelta bastante bien, con la posibilidad de hacer mute de manera selectiva. La privacidad también es un punto a favor, ya que en todo momento controlas la información que quieres mostrar o compartir. Y el sístema de círculos es perfecto y brillante.

Una de las ventajas que le veo sobre Facebook es que las notificaciones aparecen en cualquier parte donde estés usando Google. Si estás en Gmail, en Reader, en el buscador, y estás logueado, tienes tus notificaciones en la esquina superior derecha de la barra de Google. Lo mismo para compartir inmediatamente cualquier cosa. Para hacer eso con Facebook, tienes que estar en Facebook. Y, personalmente, me paso muchas más horas al día en servicios de Google que en Facebook.

Otra cosa importante, además del diseño claro, intuitivo y sencillo, es que de momento no tiene anuncios. Eso significa que por ahora está orientado al usuario, y no a las empresas ni a las marcas, aunque probablemente terminarán llegando.

La interfaz movil (en el iPhone) y la aplicación Android, son realmente buenas, todo lo contrario de la interfaz móvil de Facebook que, sinceramente, apesta.

Eso sí, echo de menos la posibilidad de asociar otras redes sociales, como Twitter por ejemplo, para que las cosas compartidas se envíen también allí. Pero de momento está en fase de prueba, supongo que mejorará con el tiempo.

Una cosa que me intriga: ¿que pasará con Orkut? ¿se integrará en Google+?

Por cierto, aunque esta vez no existen las invitaciones hay una manera de invitar a otros. Simplemente comparte con ellos un mensaje desde Google+ y les llegará un link para acceder.